Salvador Rodríguez López

En Aguascalientes no se ha dado el caso de que un periodista o alguno de sus familiares haya sido contagiado por el coronavirus, pero lo que ocurre en Monclova, Coahuila, en donde el padre de una conductora de televisión falleció el sábado pasado víctima de este mal, por lo que ella y su familia fueron aislados, se convierte en un llamado de alerta.

Adelantándose a cualquier circunstancia, el gobernador de esa entidad, Miguel Ángel Riquelme, invitó a reporteros, camarógrafos y fotógrafos de los medios de comunicación para que soliciten un examen que compruebe las condiciones de salud en que se encuentran.

Aquí podría hacerse algo similar con la finalidad de establecer que todos están libres de esa enfermedad, o que defina si alguno de ellos o ellas se encuentran en etapa temprana y con esto podría ayudar, en gran medida, a evitar que el problema avance y al mismo tiempo no infecten a otras personas.

En el período de contingencia que se encuentra el país los representantes de medios escritos y electrónicos están en la vía pública y alternan con todo tipo de ciudadanos para entrevistas y acuden a conferencias de prensa con funcionarios de los distintos niveles de gobierno y agrupaciones civiles, por lo que aún con las precauciones que adopten están expuestos a un imprevisto, tal como lo reconoce el personal del sector salud que se encuentra en la primera línea.

Tramitar un reconocimiento médico es un acto de autodefensa y de apoyo a los demás, ya que si alguien resulta con algún síntoma de inmediato debe quedar incomunicado, pero si el examen demuestra que no tiene algún inconveniente puede seguir desempeñando su trabajo, siempre bajo estrictas medidas de seguridad.

FRATERNIDAD

Ayudar al necesitado va más allá de la creencia religiosa y de que sea un acto personal, es algo que puede – y debe – hacer todo aquel que tenga posibilidades de apoyar, sin importar la proporción en que se haga, máxime cuando se viven condiciones difíciles como las actuales en que la emergencia sanitaria envió a sus casas a miles de personas que sólo tenían como protección de vida su trabajo.

Por ello es de reconocerse que el gobierno del estado haya tomado en cuenta a los hombres y mujeres que cooperan en los centros comerciales, farmacias y otros negocios como empacadores de los productos que adquieren los clientes, a quienes popularmente se conoce como “cerrillos”.

Ninguno recibe un salario, por lo que su ingreso son las propinas que dan los compradores, de ahí que el mandatario Martín Orozco y la presidenta del DIF Estatal Yolanda Ramírez decidieron entregar personalmente el auxilio económico, que representa un total de dos millones ochocientos mil pesos, con lo que cada beneficiado atenderá lo urgente en su vida familiar. Se tiene una relación de 700 empacadores, tanto hombres como mujeres que en su mayoría son de la tercera edad y que acuden a 124 autoservicios y farmacias.

Es un respaldo semanal que se otorgará en el curso de este mes, que ante la inactividad obligada de este grupo por instrucciones del sector salud, al ser los más susceptibles, fueron enviados a casa y que al no estar en nómina quedaron sin beneficio alguno, de ahí que el gobierno estatal decidió que tengan una entrada mientras regresan a su labor.

Por su parte la Asociación Children a Cups entregó al ayuntamiento capitalino una dotación de arroz y soya que se distribuyeron en las colonias Cumbres I, II y III, Progreso, Villas de Nuestra Señora de la Asunción, Villas de Notre Dame, Benito Palomino Dena y a las comunidades de Santa María de Gallardo, Salto de los Salado, Los Negritos y Cañada Honda

La dotación global significa 150 mil raciones integradas por soya, arroz fortificado y cereal, tarea en la cual también participaron restauranteros que prepararon los platillos y que más tarde envasaron.

De esta manera las autoridades estatales y la Asociación Children Cups dan el ejemplo, para que otros sectores de la sociedad participen en esta cruzada y lo hagan llegar a quienes requieren de algún tipo de ayuda, sea económica o alimentaria.

VERDAD AXIOMÁTICA

Se podrá tener toda clase de explicaciones, argumentos y aclaraciones, pero lo único cierto es que los sucesivos gobiernos de Aguascalientes prefirieron la placidez a escuchar las recomendaciones de diversificar la inversión, de no sólo dedicar todo el esfuerzo al sector automotriz, en virtud que cuando entra en un túnel enciende las alarmas por la estrecha dependencia económica y laboral.

Lo vivido en la década de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado, cuando un número importante de maquiladoras bajaron las cortinas, no fue suficiente para entender que el crecimiento debía basarse en diversos giros. En aquel tiempo hubo serios aprietos para la sociedad ya que se cancelaron  miles de empleos. Y si no sucedió lo mismo con el cierre de los Talleres Ferrocarrileros fue porque para entonces ya operaba la planta Nissan, por lo que se resintió menos la pérdida de la principal fuente de trabajo que funcionó por casi cien años.

Dos referencias que pudieron haber obligado a ampliar el abanico, pero otra vez se tropezó con la misma piedra, debido a que una vez que Nissan y las empresas proveedoras se posesionaron como los mayores centros laborales, con más de 38 mil plazas, todo el esfuerzo oficial fue para apuntalar al sector automotriz.

Con la caída en la venta mundial de vehículos, que empezó a manifestarse en 2016 y alcanzó el pico el año pasado, originó que las ensambladoras redujeran la producción y llevaran a cabo paros técnicos, algunos disfrazados como vacaciones adelantadas.

Sobre el particular el presidente del cluster automotriz, Cuitláhuac Pérez Cerros, manifestó que para hacer frente a momentos complicados en la economía del sector, se ha pedido a las proveedoras que diversifiquen la producción, pero “no más del 5% lo ha hecho, el resto depende de las armadoras”.

El problema que enfrentan es que al estar en manos de Nissan y Compas, que suspendieron labores por quince días debido a la emergencia sanitaria, varias de ellas enfrentan hoy el problema de que carecen de recursos para pagar entre 200 mil y 300 mil pesos que es la nómina de la semana.

Por su parte la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA) considera que se avecinan serias dificultades para la clase obrera, porque su ingreso representa alrededor 1,780 millones de pesos a la quincena y aunque existe el compromiso que les pagarán su sueldo completo no hay plena seguridad que les cumplan debido a que las compañías han dejado de tener ingresos, por lo que hay temor que sólo les den la mitad con lo cual se metería en serios aprietos económicos a la familia.

La cuestión de fondo radica en que – una vez más – la ciudad depende de un solo giro productivo, que al entrar en dificultades provoca un conflicto a la colectividad en general, por lo que es necesario hacer el esfuerzo para atraer diverso tipo de inversión con lo que se asegure un crecimiento sostenido.

PRESENTE EL AYER

Antes de que alguien afirme que es un contrasentido afirmar que el pasado es actual permítase señalar que es un sentido figurado, pero no deja lugar a dudas que la historia vuelve a repetirse, como dice el romancero. A mediados del siglo veinte los Días Santos en Aguascalientes eran realmente de guardar, con una muestra patente de meditación, de mucho respeto. En la radio (entonces sólo XEBI) se escuchaba únicamente música sacra y algunas oraciones breves. Las cantinas y cervecerías estaban cerradas y en las tiendas no se vendían bebidas embriagantes; a los niños se les prohibía jugar y en las casas se respiraba un recogimiento. Pocas personas trabajaban en esas fechas y unos cuantos comercios estaban abiertos, por lo que la ciudad estaba solitaria. Escenas de entonces se han materializado ahora ante la pandemia, al obligar a las familias que permanezcan en sus hogares, por lo que son pocas las personas y vehículos que hay en la calle. Ciertamente, las circunstancias obligan a dar un salto hacia el andado.