Salvador Rodríguez López

El informe de las autoridades de Salud señala que Aguascalientes tiene un problema de sobrepeso y obesidad entre la población infantil y juvenil, por lo que urge que se apliquen acciones que mejoren la nutrición familiar y los programas de ejercicio físico en las escuelas.
Del primer punto se ha logrado que en las tienditas que hay en los planteles ya no se expenda lo que se conoce como “comida chatarra”, lo que de alguna manera es un avance al promover que los alumnos consuman productos que no les hacen daño, sin embargo se requiere que también los padres de familia actúen de la misma manera en el hogar guiando a sus hijos para que no compren esos artículos.
En donde hay un nudo gordiano es en la materia de educación física, ya que por angas o por mangas nunca ha habido el número indispensable de profesores para que todas las escuelas tengan una o dos horas diarias de prácticas, y de los que hay las autoridades del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA) no los consideran indispensables por lo que trabajan bajo contrato, se les reduce las horas y los que tienen base no reciben la atención que corresponde.
Lo ocurrido en la última semana de octubre en el IEA, al manifestarse los docentes de escuelas de preescolar y primarias en protesta porque les cancelaron horas de extensión, mismas que cubrían desde el ciclo pasado, lo cual además de afectar su percepción salarial perjudica a los estudiantes, da la sensación que se prefiere dejar la solución hasta última hora.
La situación lacera a cerca de 300 profesores al eliminarse 3 mil horas de extensión, lo que frena su participación en las ligas deportivas y las clases de matrogimnasia y de pie plano. En el caso de la matrogimnasia es el ejercicio físico que tiene lugar por el hijo y la madre (en algunos casos el padre) con la finalidad de fortalecer los lazos de unión, y en cuanto al pie plano los profesores de educación física dedican un tiempo exclusivo para estos niños con la finalidad de fortalecer los músculos de las piernas, los pies y los tobillos.
Entre el grupo que participó en la protesta, una profesora explicó la razón de estar en el IEA: “Nos están quitando las horas de extensión de educación física, pero principalmente a nuestros alumnos también la oportunidad de practicar el deporte, de atacar los problemas de estrés, obesidad o sedentarismo, todo eso se viene abajo así como la matrogimnasia, que se hace con padres de familia y niños”.
También expresaron que todos los que laboran en el área de educación física trabajan por necesidad, por lo que quitarles las horas de extensión les afecta en su salario y también impacta en sus familias.
Hubo coincidencia que desde hace dos meses buscaron una solución en el IEA y el SNTE, pero siempre encontraron el desdén, de ahí que decidieron llevar a cabo la manifestación para hacer visible ante la sociedad el problema que resienten.
El mismo día de la queja pública (jueves 26 de octubre), la directora de Servicios Educativos del IEA, María de Lourdes Carmona Aguinaga, aseguró, en primer término que la cancelación de las horas de extensión obedece a una medida de recorte presupuestal por la Secretaría de Hacienda.
Luego mencionó que por la reforma educativa todas las horas que tenga el maestro de educación física tienen que ser frente a grupo, que aseguró, es una disposición de ley que debió cumplirse desde 2014 y es ahora en que “la SEP puso un ultimátum de que si las horas no estaban frente a grupo, pues las dejaría de pagar, y para no ver alterado su salario, pues tomamos la decisión de instalarlos frente a grupo en más centros de trabajo para que alcancen a cubrir las horas que les corresponden, con ello está costando trabajo hacer coincidir los números de centros de trabajo con el número de horas que ellos tienen”.
El problema para los docentes lo presentó la misma funcionaria: “Por el mismo salario van a tener que acudir a más centros de trabajo, con las mismas horas que ellos han tenido asignadas desde siempre, sólo que en lugar de destinarlas a actividades deportivas fuera del horario de clases, las van a atender dentro de la escuela y también van a hacer actividades deportivas”, además deben seguir con la matrogimnasia y otras actividades que desarrollaban.
En lo que no hubo respuesta fue sobre las horas de extensión, que era el motivo toral de la demanda, tampoco se habló de cómo le van a hacer para ir de un plantel a otro y cuando deban estar cierto tiempo fuera de la escuela para llevar a sus alumnos a las competencias que tengan lugar.
La importancia que tiene la educación física, que va de la mano de la nutrición, está en la exigencia que hay de reducir el número de “gorditos”. Aguascalientes está por encima de la media nacional en obesidad infantil, ya que más del 30% registra sobrepeso y obesidad, por lo que, mínimo, debería ser una tarea prioritaria del Instituto de Educación.

CARNE INSALUBRE
La clausura temporal de dos rastros y en la mira otro es un llamado de alerta para la sociedad, que debe exigir que la carne que se salga de esos lugares cumpla con las máximas medidas de higiene, tanto en el sacrificio de los animales y destace como el traslado a las carnicerías.
Primero fue el de Rincón de Romos, luego el de Jesús María y el siguiente podría ser el de Aguascalientes, que por cierto se encuentra ubicado en el municipio de San Francisco de los Romos, al no cumplir con los estándares de limpieza en todas sus operaciones.
De ninguna manera son los únicos que trabajan en esas condiciones, puesto que hace tiempo el de Calvillo también tuvo que cerrar y se le permitió abrir cuando obedeció las exigencias que establece la norma, lo que denota que en cualquier parte del estado persiste el propósito de saltarse la ley a la torera, a sabiendas que el pago de una multa y hacer como que cumplen con las disposiciones vuelven a trabajar.
Son lugares regentados por las autoridades municipales por lo que debería haber una sanción mayor y no sólo concretarse a la clausura, teniendo en cuenta que los servidores públicos son los más obligados a respetar la legislación.
De poco sirve que los ganaderos se apeguen a modelos de calidad si en el rastro echan por la atarjea todo ese esfuerzo, que resulta sumamente costoso por el tipo de alimentación que suministran a los animales y las condiciones del medio ambiente en que los tienen.
La Dirección de Regulación Sanitaria del Instituto de Salud (ISSEA) suspendió actividades en los rastros de Rincón de Romos y Jesús María, luego de la verificación que llevaron a cabo en que los inspectores observaron anomalías graves en las labores que tienen lugar para el sacrificio y destace de los animales, lo que pone en riesgo a los compradores.
El carnicero adquiere la carne confiado en que es un producto de calidad que se respalda con el sello del rastro, y el consumidor la lleva a su hogar persuadido que las distintas autoridades vigilan que la carne esté en excelentes condiciones, lo que obliga al Instituto de Salud a redoblar la vigilancia y en lo posible a tener una brigada exclusiva para supervisar permanentemente estos lugares, que sin duda será una decisión que obligue a canalizar más recursos humanos y económicos, pero la salud de los aguascalentenses está por encima de todo.

RELEVANTE INICIATIVA
El senador Miguel Romo Medina presentó una iniciativa para reformar la Ley Federal de Protección al Consumidor, con el propósito de que las empresas que ofrezcan el servicio de distribución, apartado y emisión de boletos de espectáculos y entretenimiento, establezcan un cargo máximo de 15% en relación con el costo del pase de entrada, que se aplicará a los boletos sean vendidos de forma física o digital, y cuando exista la cancelación de algún evento, el precio pagado por el consumidor debe reintegrarse en su totalidad. El vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRI también propuso que la devolución deberá realizarse en un término de 30 días naturales a partir de la fecha programada para la realización del evento.