Salvador Rodríguez López

El crimen organizado afincado en Aguascalientes ha dejado sentir todo su peso, como una muestra inequívoca que tiene ya los derechos sobre esta plaza. En menos de tres semanas se han registrado siete asesinatos que llevan su sello y lo más grave es que de ninguno de los casos hay un solo detenido.
Como siempre ocurre, después de los hechos aparecen en enjambre patrullas de todas las corporaciones que se dedican a “peinar” la zona con la esperanza de encontrar por ahí a los responsables, pero es una búsqueda infructuosa puesto que estos tienen varios minutos de ventaja, por lo que al momento que arriban las autoridades y una vez enterados de la novedad es porque ya se encuentran a varios kilómetros de distancia.
Con unos días de diferencia fueron ultimados cuatro jóvenes en el fraccionamiento Pilar Blanco, dos en cada acto, y en ambos asuntos los sicarios supieron el lugar y la hora en que los encontrarían, lo que denota que tiene personas que se dedican a vigilar el objetivo, que en la jerga policíaca se denomina “halcones”, algo similar a lo que hacen los investigadores al ponerles “campana” a los presuntos infractores.
Además de los cuatro jóvenes de Pilar Blanco están las dos personas que fueron sacrificadas a balazos en el estacionamiento de un centro comercial que se localiza al norte de la ciudad y el miércoles pasado un presunto narcomenudista, al que incluso le dejaron un mensaje dirigido a un supuesto enlace policíaco, en una clara evidencia que puede existir una relación de agentes del orden con uno de los cárteles que tienen tiempo asentado aquí.
El quid está en las autoridades que siguen esperando un descuido de los esbirros para atraparlos, sin embargo sólo ha sido posible en algunos casos y eso porque caen por otro asunto, lo que indica que no hay trabajo de inteligencia, que todo lo dejan al azar y por un “chiripazo” logren dar con ellos.
Es indudable que el mes de mayo fue el más violento en lo que va del año, al consumarse 3 mil 497 delitos del fuero común. El reporte mensual del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, relativo a Incidencias Delictivas del Fuero Común, Aguascalientes 2019, destaca que entre enero y mayo la entidad registró un total de 15 mil 838 delitos, en distintos subtipos y modalidades.
Del 1 al 31 de mayo hubo un crecimiento en la actividad delictiva, respecto a los cuatro meses anteriores, principalmente en los renglones contra la vida y la integridad corporal, contra la libertad personal y contra el patrimonio en diferentes particularidades.
La comisión de delitos crece conforme avanzan los meses. En enero fueron 329, en febrero 332, en marzo 405, y 486 en abril, para pasar a 496 en mayo, lo que deja constancia que la delincuencia va pasos delante de la policía y de los investigadores.
El discurso oficial es que aquí “no pasa nada”, si acaso uno que otro muertito que “tenía antecedentes penales”, con lo que se trata de minimizar la realidad, sin embargo esa placidez choca con la realidad, al dejar secuelas graves para una sociedad que no está acostumbrada a vivir bajo el temor de ser víctima inocente de un hecho violento, al quedar atrapada en un choque entre gatilleros a los que no les importa que alguien ajeno sea alcanzado por las balas.
Mientras que no exista en las corporaciones de seguridad un grupo altamente calificado en el ramo de inteligencia seguirá creciendo esta situación, que luego será difícil de combatir y erradicar y el mejor ejemplo se encuentra en las colindancias con esta entidad, como son Jalisco, Guanajuato y Zacatecas, donde los asesinatos violentos se cuentan mensualmente por decenas.

CIERRAN OTRA ESCUELA
Buen jaleo hay en la Escuela Primaria “Revolución”, localizada en la Colonia Héroes, que con el pretexto de que la matrícula ha decrecido los últimos años, el Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA) pretende clausurarla y que los grupos sean reubicados en la escuela “Adolfo López Mateos”, que se encuentra a menos de una cuadra.
Los padres de familia de los alumnos de la Revolución están en total desacuerdo con esta medida, al considerar que el otro plantel es más pequeño y carece de aulas para la impartición de manualidades, computación y otras aptitudes educativas.
Antes de consultar y poner a consideración esta medida, la Dirección de Servicios Educativos del IEA se concretó a convocar a una “reunión informativa” para que los paterfamilias estuvieran al tanto de lo que se tiene previsto a partir del próximo ciclo escolar, lo que ha despertado el rechazo, al afirmar los quejosos que si la Revolución tiene más aulas y espacio que la otra escuela, entonces que el cambio sea hacia ellos.
De cumplirse con la orden superior, terminará un ciclo de una institución que por varias décadas fue el centro formador de varias generaciones de niños y niñas residentes de las colonias Héroes, San Luis y Hogares Ferrocarrileros y al mismo tiempo dejará “huérfano” al Jardín de Niños “Ignacio Flores”, que es colindante.
También será la última institución de nivel inicial con que contaba la Héroes, que hace varios lustros perdió las escuelas Josefa Ortiz de Domínguez y Jesús C. Álvarez, porque aún cuando la López Mateos está enclavada dentro de sus límites siempre se le ha considerado como parte de Hogares Ferrocarrileros.
Habrá que ver que destino le dan al inmueble, que lo más seguro es que lo conviertan en oficinas del propio IEA, a semejanza de lo que hicieron con el Hospital Miguel Hidalgo de la calle Galeana, que en lugar de haber creado el Hospital Infantil que tanta falta hace se prefirió destinarlo para uno de los departamentos del Instituto de Salud del Estado, desperdiciando toda la infraestructura que sólo debió adecuarse, pero ni modo de oponerse a los designios del supremo gobierno.

SIGUE LA GUILLOTINA
Si algo tiene el mando de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA) es que no varía sus métodos disciplinarios, por lo que si alguien ya no encaja en el proyecto o se le cataloga de malportado lo echan sin miramiento alguno, sin considerar los entorchados que tenga en su historial.
El martes pasado, en este mismo espacio, se comentó sobre “intrigas y traiciones” que registra desde sus orígenes la principal central obrera de la entidad y de cómo se hizo de la secretaría general cada uno de los que han estado en este cargo.
El más reciente caso fue el de José de Jesús Padilla Castorena, conocido en las filas cetemistas como Chuy o don Chuy, que desde la última década del siglo veinte fue de los más allegados al dirigente José Alfredo González, por lo que en varias ocasiones lo representó en actos oficiales, políticos, sociales y sindicales.
Como ha sido la constante en todos los casos, Padilla llegó un día a cumplir con su jornada y se encontró con que la chapa de su oficina fue cambiada, al inquirir sobre la razón recibió como respuesta “así es esto”.
Padilla Castorena, natural de Rincón de Romos, fue miembro de la LV Legislatura del Congreso del Estado, en la que compartió créditos con el entonces secretario general sustituto de la FTA, Heriberto Vázquez Becerra (q.e.p.d.) y en la que también figuraron Enrique Pasillas Escobedo, José Luis Reynoso Chequi, Ramiro Aranda González, Antonio Ortega Martínez y Francisco García Berbena, entre otros.

DÍA DEL BOLILLO.
Si hay una fecha exclusiva para recordar algo muy especial ¿porqué no iba a haber el Día del Bolillo con Crema?, esto fue tal que la pregunta que se hicieron en una panadería de la ciudad de Aguascalientes, que sin más se dieron a la tarea de difundir que el 3 de julio será cuando tenga lugar tan célebre acontecimiento. Así que ya lo sabe, a consumir lo que es común en varios lugares y se adereza con un chile en vinagre.