Operadores de la Línea Express sólo reciben el 50% de su salario y se presentan a laborar sin poder operar las unidades, por lo que están a la espera de la resolución que se pueda dar de su situación, ante la confrontación que mantiene dicha empresa con el Gobierno del Estado, reconoció el secretario general del Sindicato de Choferes, Roberto Mora Márquez.

Enfatizó que como sindicato están al margen de lo que ocurre, sin embargo lo que a ellos les interesa es el tema laboral. “Mientras tengamos la certeza de recibir nuestro salario y las prestaciones que están contempladas en el contrato colectivo de trabajo, no tenemos ningún problema”.

Resaltó que en esta situación se encuentran alrededor de 70 trabajadores del volante, quienes están a la espera de la resolución de esta problemática y a la fecha reciben su paga sólo a la mitad. “No están trabajando, simplemente se presentan a su área de trabajo que es la terminal donde estaba la Tienda Ley y ahí están cumpliendo un horario desde las 7 de la mañana y esto implica a la empresa que les pague su salario”.

Mora Márquez reconoció que esto representa una pérdida para dichos choferes, por lo que como sindicato buscan que una vez que se resuelva la disputa entre la empresa y la autoridad, les den la certeza de qué va a pasar con los compañeros. “No tenemos problema en reacomodarlos con alguna otra empresa, pero sí necesitamos certeza de o hay una liquidación o hay un arreglo con la autoridad para que se destrabe eso”.

Por lo pronto, dijo que algunos otros choferes ya se han incorporado a operar las 45 unidades provenientes de Texcoco, Estado de México y de otras partes de la República, los cuales están capacitados y autorizados para brindar el servicio y quienes operan en un 90%.

En cuanto a las condiciones de tales camiones, reconoció que se tiene que revisar cada unidad, por lo que se les han advertido a los operadores que sin dirección ni frenos no trabajen. “Se han detectado algunos detalles en cuestión de llantas y demás, pero cosas graves hasta el momento no y la advertencia es que la unidad no sale a trabajar hasta que no me dé seguridad a mí como operador y a los propios usuarios”.

Finalmente, hizo un llamado al Gobierno del Estado a dar certidumbre a las empresas locales y a que no tarde mucho en que se destrabe esta problemática para que los choferes se pongan a trabajar.