La vacuna BCG contra la tuberculosis pudiera brindar cierta protección para evitar una alta incidencia de casos de coronavirus en el país, señaló el médico infectólogo e internista, Francisco Márquez Díaz, al hacer referencia a recientes estudios médicos.

Comentó que se ha demostrado que varias vacunas, producen efectos inmunes que conducen a una respuesta mejorada contra otros patógenos no microbacterianos. La BCG aumenta significativamente la secreción de citocinas proinflamatorias, que desempeñan un papel vital en la inmunidad antiviral.

Además, en un estudio en Guinea-Bissau descubrieron que los niños vacunados con BCG tenían una reducción del 50% en la mortalidad general, lo que se atribuía al efecto de la vacuna en la disminución de las infecciones respiratorias.

Subrayó que hay una relación positiva en la vacuna de BCG que recibimos la mayor parte de los mexicanos, toda vez que México es un país con una prevalencia importante de tuberculosis, “y ¿qué tiene que ver la tuberculosis con el coronavirus? Sucede que hay una relación observada en países como Portugal que tienen vacunación universal de tuberculosis junto con Japón y Corea, que no han tenido tanta expansión de la epidemia, entonces esperemos que tenga significado esta protección inmunológica de la población secundaria, por haber sido vacunados”.

Afirmó que si bien no se puede promulgar que se tiene un escudo de protección, hizo votos porque esa condición relacionada a la vacunación, proteja a los mexicanos, “porque Italia, Francia, Alemania y sobre todo Estados Unidos no vacunan contra BCG. Ellos no vacunan contra la tuberculosis y vemos la alta incidencia de la pandemia en dichos países”.

A pesar de lo anterior, llamó a la población en general a sumarse a los esfuerzos de contención establecidos por las autoridades de salud, en cuanto a quedarse en casa, tener un lavado constante de manos, el uso de cubrebocas si se tiene que salir a la calle, para contribuir todos a que haya menos enfermos.