La vacuna contra el COVID-19 no es un escudo blindado que implique que la gente no se vaya a enfermar, sino que más bien ayudará a que no pegue intensamente, estableció el ex presidente del Colegio de Medicina Interna e infectólogo, Francisco Márquez Díaz.

El especialista afirmó tajante que la población en general aún no puede echar las campanas al vuelo, ahora que ya se cuenta con la vacuna, al subrayar que aún no se puede volver a la vida normal. “Seguirá siendo, si lo logramos, una enfermedad endémica, es decir, va a bajar la frecuencia, pero el impacto de la enfermedad se va a seguir viendo en un sector de los pacientes como lo vemos con la influenza”.

Aclaró que la vacunación anti COVID no se va a dar en bloque en México, por lo que quizá se lleve todo el 2021 y parte de 2022 en poder vacunar a la totalidad de la población. Destacó que si bien el Gobierno Federal está haciendo una inversión muy grande en cuestión de la vacuna, la oportunidad de entrega de la misma seguramente se irá haciendo en bloques poblacionales.

Resaltó que mitigar y controlar una pandemia puede llevar entre 2 y 5 años, además de que las primeras dosis de vacunas que se van a administrar son meramente para adultos, y aún no se tienen listas las que se aplicarían para los niños, lo cual seguramente ocurrirá hasta la primera mitad del año 2021 por lo que será importante que la población evite exponerse y continuar con las medidas sanitarias establecidas del uso del cubrebocas, el constante lavado de manos, mantener la sana distancia y evitar acudir a lugares concurridos de personas. “Las vacunas pues son una ayuda pero no es que ya que nos empecemos a vacunar, todo va a regresar a como estaba antes, eso no”.

Destacó que a lo largo de la historia el hombre ha podido controlar ciertas enfermedades tales como el sarampión o la viruela negra, lo cual llevó mucho tiempo. Explicó que la historia de la vacunación de la viruela comenzó a mediados de 1800 y la bandera blanca mundial para el control de la misma se hizo hasta 1974. En el caso del sarampión en México gracias a las campañas intensivas de vacunación en los años 80 se logró erradicar dicha epidemia que ocurría cada 10 años y la última vez que se presentó en el país fue en 1990 y que provocó una alta mortalidad en niños.

¡Participa con tu opinión!