Con el cierre acumulado de 22 colegios privados en lo que va de la pandemia, la Asociación Estatal de Instituciones Educativas Particulares anticipa otro descalabro con la inscripción de otros 3 mil estudiantes al sector público, pero ahora la gran preocupación del Instituto de Educación deberá ser garantizar el servicio a la creciente comunidad educativa. Héctor Sánchez Espinosa, presidente de la Asociación Estatal, aseveró que muchas escuelas están preocupadas por perder matrícula, pero los problemas responden a que los papás pierden sus empleos y no les alcanza para pagar las colegiaturas de sus hijos. Agregó que las instituciones educativas particulares registraron un 75% de la matrícula al compararla con el ciclo anterior.