Al cierre del ciclo escolar, 500 maestros no lograron incorporarse al servicio educativo y deberán participar en el siguiente proceso de admisión para obtener una vacante, informó Ramón García Alvizo, secretario de la Sección 1 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
A pesar de este desafío, el magisterio local cierra el ciclo escolar de manera positiva, habiendo trabajado diligentemente para cubrir todos los contenidos programados en los diferentes niveles y grados educativos. Este esfuerzo refleja el compromiso y la responsabilidad de los docentes en la entidad con la educación de los estudiantes.
Durante el proceso de admisión reciente, se asignaron más de 400 plazas de manera definitiva a maestros que cumplieron con los requisitos y evaluaciones necesarias.
Esta asignación ha permitido cubrir las necesidades en educación básica, asegurando que las vacantes existentes sean ocupadas por personal calificado y comprometido.
Sin embargo, la demanda de plazas sigue siendo un reto, ya que al cierre del ciclo escolar aún quedan vacantes que deberán ser cubiertas. El líder magisterial confía en que al inicio del próximo ciclo escolar se cubrirán las restantes, incluyendo aquellas generadas por renuncias, ceses, fallecimientos y nuevas creaciones de plazas, para asegurar un inicio sin contratiempos en todos los niveles educativos.