Mariana Quintero
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- A vuelta de rueda circulaban la tarde de ayer los vehículos que tomaron la Carretera Guadalajara-Tepic, también conocida como Carretera Nogales, rumbo a Puerto Vallarta.
A la altura del Parque Industrial Technology comenzaba el atorón vial.
«Aproximadamente a las 10:30 de la mañana (empezó la aglomeración) y el jueves estuvo como desde las 7:30 (horas), como hasta las 5:30 de la tarde (…) ya tenía dos años que no estaba como ahorita que se ve mucha salida de carros», comentó Jesús Pánuco, empleado de una gasolinera ubicada sobre la carretera.
Pánuco comentó que hasta el momento no ha sido testigo de algún accidente y aseguró que es en estos tiempos cuando las gasolineras registran menor afluencia de personas.
«Vendedores ambulantes se vieron más aquí en la carretera (…) ya cuando se hace la fila de carros aquí es cuando nos baja los ventas, se ha visto mucho movimiento», añadió Pánuco.
Tras el trayecto aletargado llegando a Venta del Astillero el tráfico comenzó a desahogarse, y los autos fluyeron con mayor velocidad por la carretera.
Comerciantes ambulantes aprovechan el embotellamiento para ofrecer a los viajeros alimentos, bebidas y accesorios.
Las autoridades estatales evaluaron el tránsito de esta vialidad como fluido, pero con mucho tráfico.
Además, la Policía Vial de Jalisco informó que, en lo que respecta a carreteras estatales, esta dependencia no registró ningún cierre el día de ayer.
Sin embargo, sí se registró congestionamiento en la carretera federal 70, desde el kilómetro 70 hasta el 100, debido al flujo de peregrinos que se dirigían a Talpa.

¡Participa con tu opinión!