Sergio Cuevas Ávila / El Heraldo

El Colegio de Arquitectos calificó como acertada la reciente modificación al Plan de Desarrollo 2040 aprobado por los integrantes del Comité de Desarrollo Urbano y Rural en el Ayuntamiento de Aguascalientes, el cual promueve la vivienda vertical, dado que la ciudad ya no puede seguir creciendo horizontalmente, así lo estableció su presidente, Ignacio Jiménez Armas.

El especialista comentó que estas modificaciones ya consideran todas las calles para hacer la vivienda vertical, dado que anteriormente no se permitía y la autoridad tiene que ser facilitadora para que la ciudad ya no crezca de manera horizontal como ha sido en los últimos 40 años con un crecimiento muy acelerado.

Recordó que en la actualidad hay muchos espacios huecos, intermedios y terrenos dentro del primero y segundo anillo de circunvalación, lo cual ha preocupado mucho, dado que generan áreas de inseguridad y de contaminación, por lo que es importante ahora que a estos predios se les dén opciones, a sus propietarios y motivarlos para que construyan verticalmente y sean mayormente aprovechados.

Subrayó que, con esta modificación, se fortalece la vivienda para las familias de escasos recursos económicos que no tienen acceso a un lote independiente y para los desarrolladores se mitigan los costos en la adquisición de los materiales que han incrementado a últimas fechas, lo que ha encarecido también la oferta y la demanda de los terrenos.

Asimismo, dijo que actualmente el COTEDUVI contempla un mínimo de 38 metros cuadrados de construcción en vivienda económica, mientras que para el caso de la vivienda vertical va a ser como mínimo de 50 metros y de esta forma evitar el hacinamiento de las familias y van a tener un área más confortable y espaciosa.

Adicionalmente, señaló que el Colegio propuso cuidar la privacidad en tales condominios con la generación de áreas de esparcimiento en las azoteas para que tengan asoleamiento, no estén limitados a los espacios privados y puedan tener un área de convivencia común.

Estableció que también propusieron que tales edificios cuenten con un elevador o rampas para que sea una vivienda accesible e inclusiva para las personas con discapacidad. “De esta manera se frena un poco la construcción de más cotos y ciudades amuralladas que dejan fuera la participación y la integración social”.