Lento pero seguro avanza el proyecto de la “Fazenda de la Esperanza”, que se encargará de ayudar en la rehabilitación de personas con problemas de cualquier tipo de adicciones. El obispo José María de la Torre Martín, explicó que para este proyecto, el padre Neftalí Salazar Dondiego ha sido elegido para coordinar trabajos de similitud que serán aplicados en otras partes del país.
El jerarca de la iglesia católica, explicó que si bien los proyectos de asistencia social cada vez han tenido mayor aceptación no solo por organizaciones de la sociedad civil, sino incluso de parte de la iniciativa privada. En esta ocasión se le ha dado continuidad a los trabajos de la Fazenda, que se encuentra ubicada en el municipio de Rincón de Romos y que actualmente presenta avances importantes en su infraestructura.
La idea es que el anexo pueda tener una capacidad para más de 35 personas, quienes enfrentan serios problemas de adicciones. Ahí se les darán terapias de integración personal, ayudando a reparar vacíos que en su momento los obligaron a depender de las sustancias prohibidas. Posterior a su internamiento, las personas reintegradas se convertirán en promotores de la fe en iglesias, así como en segundas instalaciones que serán ubicadas en las inmediaciones del Cristo Roto, todo ello con la intención de apoyar y rescatar a más jóvenes en problemas.

¡Participa con tu opinión!