Édgar Contreras
Agencia Reforma

CDMX.- A Gerardo Martino se la ha cuestionado más en el último mes y medio que en sus dos años previos como técnico de la Selección Mexicana.
La derrota en la Final de la Nations League contra Estados Unidos, los resultados en los amistosos contra Islandia y Honduras, el empate frente a Trinidad y Tobago y el apretado triunfo ante El Salvador en la Copa Oro han sido tema de debate.
El Tricolor enfrenta hoy a los catrachos en los Cuartos de Final y al “Tata” le cuestionaron si una derrota sería un fracaso. Le dieron solo dos alternativas: “sí” o “no”.
“Bueno, si a usted le gusta mencionarlo de esa manera, está bien”, dijo, tajante, en la videoconferencia de ayer.
El duelo contra Honduras tiene su complejidad. Todos esperan un triunfo contundente de México, más por lo mermado que llega el rival, que ha perdido jugadores titulares ya sea por lesión o COVID-19.
Ganar es lo normal. Perder, sin duda, sería la hecatombe, así de complejo es el escenario de cara al juego en el State Farm, en Glendale, Arizona, casa de los Cardinals de la NFL.
“Entiendo que ahora viene la parte más difícil de la competencia, no hay margen de error y sí hay margen de mejora”, lanzó.
Martino también descartó que el buen desempeño del Tricolor Olímpico incremente la presión en la mayor.
“No estamos compitiendo entre nosotros a ver a quién le va mejor en el torneo que juega”, expresó.
En Copa Oro, en caso de empate al finalizar el tiempo regular se jugará prórroga y de persistir la igualada habrá penales.

ASÍ LO DIJERON
“Esperamos ejercer el mismo dominio que en los tres partidos de grupo y tener una mejor contundencia”.
Gerardo Martino, DT de la Selección Mexicana

“Va a ser un partido donde tenemos que igualar esa lucha y después hacer nuestro juego, esperamos a un Honduras agresivo”.
Néstor Araujo, Defensa de la Selección Mexicana