Las incógnitas sobre cómo se desarrollará la temporada 2020 de la NFL son bastantes, sobre todo en el tema de salud, los jugadores se mantienen inquietos por posibles contagios y se han confirmado por lo menos 90 jugadores positivos por COVID-19.
Aun con los temas pendientes por definir, a inicios de esta semana todos los jugadores novatos que fueron seleccionados en el draft han reportado con sus nuevos equipos, en la mayoría de los casos ya han firmado su primer contrato como jugadores profesionales siendo el primer gran paso de la temporada del futbol americano más importante del mundo en este 2020.
Ayer se reportaron también mariscales de campo y jugadores con algunas lesiones, de lo más destacado fue que se pudo ver a Cam Newton llegando a Boston para incorporarse a los Patriots, una de las interrogantes más interesantes para este año.
Será hasta el próximo lunes cuando el resto de los jugadores reporten para completar el roster de cada una de las 32 franquicias y se pueda comenzar el campo de entrenamiento formalmente, ya que ha sufrido un cambio importante reduciendo a 80 jugadores los que estarán entrenando en lugar de los 90 que se tienen año con año, esto con la intención de tener menos probabilidad de contagios en los equipos.
Estadios con afición
Otra de las grandes dudas es si los aficionados podrán ingresar a los distintos estadios que tiene la liga. En sí la NFL no ha prohibido la entrada dejando a los equipos la decisión en sus manos en conjunto con los gobiernos de cada estado, equipos como los Giants o los Jets ya han anunciado que no permitirán el ingreso de ningún aficionado en la temporada a menos que haya un cambio significativo en la cuestión de salud o si se llega a patentar una vacuna.
Otras franquicias tienen la intención de abrir un cierto porcentaje de su estadio o tener un número reducido de asistencia dependiendo de lo que permita su gobierno.
Sin pretemporada
El anuncio oficial de la cancelación de la pretemporada modificó los planes de todos los equipos que tendrán que jugar su primer partido del calendario sin haber tenido preparación oficial. Esta decisión tiene sus pros y sus contras.
Con mes y medio para el kickoff de la temporada que será el 10 de septiembre si todo se mantiene según al plan, las franquicias tendrán 50 días para ponerse en forma y trabajar arduamente en situaciones de juego que los pongan en un nivel de competencia óptimo rumbo al inicio de temporada. Lo más probable es que las primeras dos o tres semanas del calendario sean atípicas con resultados sorpresivos o incluso un aumento en los castigos por la poca preparación que se tendrá este año.