La categoría Sub-18 de Necaxa no pudo refrendar su gran temporada al quedarse con el subcampeonato de su categoría, sin embargo, todavía hay esperanzas para los Rayos de obtener un título este semestre en las categorías juveniles, pues la Sub-23 peleará este domingo por alzar el trofeo de campeones.
Será en punto de las diez de la mañana que el Estadio Victoria abrirá sus puertas para recibir la gran final de vuelta entre Necaxa y Pachuca, dos instituciones que en los últimos años se han encargado de debutar a muchos jugadores jóvenes, siendo de las más destacadas en el desarrollo de jóvenes mexicanos.
En el partido de ida, Tuzos y Rayos no se hicieron daño en un encuentro dominado por la pelea en el mediocampo y por la tensión clásica de una llave en la que se disputa un título. Ante la paridad, se espera que el duelo de esta mañana sea igual de cerrado, con los dos equipos peleando cada pelota con mucha intensidad.
Necaxa, que terminó como líder general de la temporada regular, tiene en sus filas a jugadores con experiencia incluso en Primera División y tratará de hacer pesar su casa para conseguir el ansiado título. El Victoria espera contar con un apoyo importante de la afición, que desea celebrar un logro importante después de varios años sin poder tener una alegría. Todo dependerá de los jóvenes de Necaxa, que buscan este título para después tener más chances de debutar en la máxima categoría.