Ramón García Alvizo, de la Sección 1 del SNTE, ha expresado su preocupación respecto al nuevo Fondo de Pensiones del Bienestar, particularmente sobre el régimen de cuentas individuales que utiliza Unidades de Medida y Actualización (UMAS) en lugar de salarios mínimos para calcular las pensiones. La iniciativa actual busca revertir esta medida, optando por un retorno al sistema previo basado en salarios mínimos y ajustando el número de UMAS utilizadas.
Esta modificación es crítica especialmente para aquellos trabajadores que se incorporaron al sistema después de abril de 2007, quienes enfrentan una gran incertidumbre sobre cómo se calcularán sus pensiones bajo el nuevo esquema. La información actual indica que las pensiones estarán limitadas a un tope de diez UMAS, lo que podría traducirse en un máximo de $8,000 pesos mensuales, una cifra preocupante para los futuros jubilados afectados.
La falta de claridad en los detalles operativos y los beneficios concretos del Fondo de Pensiones ha causado inquietud entre los miembros del SNTE. García Alvizo ha subrayado la necesidad de que el Comité Ejecutivo Nacional proporcione información precisa y oportuna para que los trabajadores puedan planificar adecuadamente sus recursos para el retiro. Esta situación subraya la importancia de ajustes en la legislación pensionaria para asegurar que los derechos y el bienestar de los trabajadores sean plenamente protegidos y respetados.