Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las visitas que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) realizará a mercados y tianguis del País, podrían implicar verificaciones y sanciones a aquellos comerciantes que operen en la informalidad.
La semana pasada, se dio a conocer que la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco) y el SAT visitarán mercados y tianguis para presentar las ventajas del régimen formal, aunque no fueron compartidas las fechas en que esto ocurrirá.
El SAT tiene- desde hace aproximadamente 20 años- la facultad de inspeccionar que cualquier persona física esté inscrita al Registro Federal de Contribuyentes (RFC) que tiene la obligación de hacerlo.
Además, agregó Miguel Ángeles Tavares, presidente de la Comisión Técnica Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM), toda persona que perciba ingresos tiene la obligación constitucional de pagar impuestos y de darse de alta en el RFC.
Por ello, advirtió, estas visitas a tianguis y mercados podrán derivar en verificaciones para saber si las personas que trabajan en estos lugares pagan o no impuestos, mediante la solicitud del RFC de cada uno de ellos.
«(El SAT con este anuncio) parece una mano amigable, pero no hay que olvidar que es una mano que tiene picos», dijo.
El Código Fiscal establece que la autoridad fiscal tiene la facultad de verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales en el domicilio, establecimientos, puestos fijos y semifijos en la vía pública.
Siempre, explicó, que estén abiertos al público en general, donde se realicen enajenaciones, presten servicios o contraten el uso o goce temporal de bienes.
Si el SAT detecta que no están dados de alta en el RFC, también tiene la facultad de imponer sanciones que van de 3 mil 870 pesos a 11 mil 600 pesos. Dicha multa es ineludible, señaló Tavares.
Esto no es menor si se considera que, de acuerdo con la Concanaco, la tasa de informalidad laboral alcanzó en junio pasado, 55.8 por ciento sobre la población ocupada, 0.5 puntos porcentuales más que el mismo periodo de 2021.
Según la Confederación, en las visitas se darán a conocer los beneficios del Régimen Simplificado de Confianza (Resico), que ofrece tasas impositivas de entre 1.0 por ciento y 2.5 por ciento del total de ingresos para el pago de impuestos.
Para Diego Cuevas, socio de GLZ Abogados, especialista en consultoría y litigio fiscal, aunque algunos locatarios o comerciantes se den de alta, no todos sus clientes les exigen facturas, por lo que una buena parte de sus ventas no serían reportadas ante el SAT.
«Puede llegar a una especie de doble vida fiscal, la parte en efectivo no la reporto y la que me pagan con trasferencia y para la que me piden factura, lo reporto», declaró.
Pese a ello, consideró que el fisco no se irá con «las manos vacías» porque al menos obtendrá más recursos por impuestos de nuevos contribuyentes y obtendrá información de aquellos que no se registren en el RFC.