Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CULIACÁN, Sinaloa.- Tal y como ocurrió con una planta cervecera en Baja California, el Presidente Andrés Manuel López Obrador propuso que el destino de una planta privada de fertilizantes se decida a través de una consulta ciudadana.
De gira por el estado de Sinaloa, el Mandatario fue cuestionado sobre la viabilidad de la empresa, que representaría una inversión inicial de más de mil 200 millones de dólares -de un total de 5 mil millones– y que podría producir unas 800 mil toneladas anuales de amoniaco, materia prima de la que México es deficitario.
Aunque autoridades locales han respaldado el proyecto, el Jefe del Ejecutivo recordó que se han registrado protestas de la comunidad, por lo que tendrá que consultarse a los ciudadanos para evitar una imposición.
“Sólo con consulta y va a ser difícil porque hay protestas, hay grupos que no lo aceptan”, manifestó.
“Entonces sólo con una consulta a la gente, que ellos sean los que decidan, no podemos imponer nada”, agregó.
Esta no es la primera vez que el Presidente se pronuncia por un ejercicio ciudadano para determinar el futuro de esta planta de fertilizantes.
En junio de 2019, durante una visita a Los Mochis, el Mandatario reconoció que detrás de los que se oponen al proyecto también hay intereses económicos, ya que podría implicar mayor competencia en el mercado.
Por ello, incluso anunció que llevaría a cabo una investigación para tomar una decisión final.
“Ahora que llegué a Los Mochis había una protesta por una planta que se quiere establecer para fertilizantes y aquí tengo la oportunidad de responder. Vamos a hacer un estudio para ver si perjudica la planta o si ayuda, eso lo tenemos que analizar porque siempre en estos asuntos hay muchos intereses, no me chupo el dedo”, dijo.
“Vamos a hacer esa investigación para ver lo que más conviene, porque algunos me dicen que va contaminar y otros dicen que va a ayudar porque va a bajar el precio de los fertilizantes y los que están ahora distribuyendo los fertilizantes no quieren que se haga esa planta”.
El proyecto de Sinaloa pertenece a la empresa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO) y considera una inversión de mil 250 millones de dólares.
Los sectores que respaldan la puesta en marcha de la planta, han asegurado que produciría unas 2 mil 200 toneladas métricas de amoniaco.
Sostienen que la producción de amoniaco en México no ha crecido, por lo que se han incrementado las importaciones de este fertilizante para el campo, generando un aumento en los precios que termina por afectar a los productores nacionales.
La filial en México de Grupo Proman, el productor de metanol más grande a nivel mundial, pretendía iniciar la edificación de la planta entre octubre y noviembre de 2019, con la finalidad de iniciar operaciones en el primer semestre de 2022.
La distribución y ventas de la empresa en este producto estarán concentradas en el corazón agrícola de México que es el occidente y donde más demanda hay de fertilizante como Sonora y Chihuahua, además de Sinaloa.