Dos victorias consecutivas y tres triunfos en los últimos seis partidos, en donde solamente se perdió un juego, ésa ha sido la cosecha de Necaxa en las últimas semanas, que ha permitido que el cuadro de Pablo Guede llegue con vida a la última jornada del Apertura 2021. No hay mañana para los Rayos, que se juegan el avanzar a la siguiente ronda esta tarde cuando visiten al León en una dura prueba que exigirá el máximo a todo el plantel, por lo que será un buen obstáculo de pasar si se quiere clasificar al repechaje.
Necaxa está en la undécima posición de la clasificación, con 20 unidades. Hay dos buenas noticias: una es que dependen de sí mismos, es decir, si obtienen una victoria, avanzan automáticamente al repechaje, la otra es que juegan primero que otros equipos que tienen oportunidades de avanzar, lo que les quita cierta presión. La mala noticia es que enfrentan a uno de los rivales más complicados de la Liga MX en una de las plazas más difíciles de superar, como lo es el estadio de León.
Otro dato a considerar es que los Rayos tienen tres partidos de visita sin conocer la derrota, sacando puntos de rivales muy complejos como lo son Tigres, Toluca y Monterrey, de los cuales obtuvieron unidades jugando de visitante, algo que les puede dar confianza esta tarde cuando, a las 17:00 horas, choquen ante León, que tiene sólo una victoria en sus últimos cuatro partidos como local, algo que puede jugar a favor de los de Aguascalientes.
Ambos equipos han tenido problemas para encontrar el arco rival, por lo que el partido podría volverse ríspido, tomando en cuenta que las dos escuadras quieren sacar puntos que las impulsen en la tabla, sobre todo Necaxa, que se juega la vida en el torneo, mientras que los esmeraldas todavía pueden terminar dentro de los cuatro primeros que no jueguen el repechaje. En caso de empatar, Necaxa tendría que esperar resultados de conjuntos como Atlético San Luis y Pachuca, esperando que no obtengan la victoria que los dejaría fuera del repechaje.
Una de las peores noticias es que Necaxa suma siete derrotas de forma consecutiva ante los esmeraldas, ya que, desde la goleada que consiguió 0-4 en el Clausura 2018, León ha ganado todos los partidos en una venganza dulce para la fiera, que no ha permitido ni un solo punto para Necaxa. Esa racha tiene que parar hoy si los de Guede quieren volver a jugar este semestre. Para este encuentro, es clave la zona defensiva, que tendrá que estar atenta a jugadores como Ángel Mena, que desequilibran constantemente, además de que será clave lo que pueda aportar ofensivamente Alejandro Zendejas, que es el cerebro de Necaxa. Todo o nada para los Rayos, que, en 90 minutos, conocerán si clasifican al repechaje o se quedan con las ganas de seguir soñando.