En un esfuerzo por transformar la capital en un entorno más verde y sostenible, Leonardo Montañez Castro, candidato de la coalición Fuerza y Corazón por México a la presidencia municipal de Aguascalientes, anunció la implementación de un programa de adopción comunitaria de árboles. Este programa se centrará en las banquetas nuevas, ampliadas o rehabilitadas y buscará involucrar activamente a las familias locales en el cuidado y mantenimiento de los árboles plantados.
El abanderado del PAN, PRI y PRD subrayó que la clave del éxito de esta iniciativa radica en la participación activa de la comunidad. «Es fundamental que todas las familias de Aguascalientes se comprometan a cuidar los árboles que se planten frente a sus hogares», afirmó el candidato. El municipio proporcionará el apoyo necesario, incluyendo la perforación adecuada de las banquetas y la donación de las plantas, garantizando así que los árboles tengan las mejores condiciones para crecer.
Montañez Castro señaló que el programa de adopción comunitaria de árboles es parte de un enfoque más amplio que incluye la continuidad del programa «El árbol de mi casa». Este tiene como objetivo educar a la ciudadanía sobre las especies de árboles y arbustos más adecuadas para plantar en banquetas y jardines interiores. Este conocimiento es crucial para evitar futuros derribos innecesarios de árboles, promoviendo una planificación urbana más consciente y ecológica.
Resaltó que la iniciativa «El árbol de mi casa» se enfoca en proporcionar a los residentes información detallada sobre las especies vegetales más aptas para diferentes espacios urbanos. Esto no solo ayuda a embellecer el entorno, sino que también contribuye a la mejora del microclima y la calidad del aire en la ciudad. Al seleccionar especies adecuadas, se minimizan los conflictos con infraestructuras urbanas y se garantiza que los árboles puedan desarrollarse plenamente sin causar problemas.
La visión de Montañez Castro para Aguascalientes se enmarca en una política de sostenibilidad y participación ciudadana, donde cada habitante se convierte en un agente activo en la construcción de un entorno más saludable y estéticamente agradable. Este enfoque refuerza la idea de que la colaboración entre el gobierno y la ciudadanía es esencial para el éxito de cualquier proyecto de mejora urbana.