Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo tres órdenes de aprehensión en contra de igual número de personas por el colapso en la mina El Pinabete en Coahuila, donde 10 trabajadores quedaron atrapados.
En un comunicado, la FGR informó que los tres presuntos responsables no acudieron a su cita judicial, por lo que solicitó al juez penal su arresto para obligarlos a comparecer por los delitos imputados.
La FGR recordó que desde el 5 de agosto abrió una carpeta de investigación respecto del accidente en la mina El Pinabete, y el 11 de agosto llevó a comparecer a Cristian Solís, como encargado de la mina, por el delito de explotación ilícita de bienes de la nación.
«Dando continuidad a las investigaciones, se acreditó que otras dos personas incurrieron en una responsabilidad penal al haber permitido que de manera ilegal se realizaran actividades de explotación del carbón mineral en el pozo minero ubicado en la población de Agujita», informó la Fiscalía.
Este sábado se cumplió un mes del accidente que inundó la mina El Pinabete, dejando atrapados en sus galerías a 10 mineros.
La semana pasada, el Gobierno federal acordó con las esposas de los mineros el pago de una indemnización «digna» y una obra de mina a cielo abierto que, se espera, llegue en seis meses a las galerías para rescatar los cuerpos.
Sin embargo, una de las peticiones vigentes, de las esposas y otros familiares, es que el Gobierno identifique y actúe contra el dueño de la mina, información que aún es confusa.
De acuerdo con la Secretaría de Economía, el predio donde está la explotación de El Pinabete corresponde a la concesión 221087, en una superficie de 25 hectáreas perteneciente a Minera Río Sabinas.
Sin embargo, estaría operada por Compañía Minera El Pinabete, cuyo propietario, según el Registro Público de Comercio, es Rafael García Luna Acuña, con domicilio en San Pedro, Garza García, Nuevo León, un hombre relacionado con funcionarios públicos de Tamaulipas y con negocios con el Gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien reconoció que la mina le vende carbón a la CFE, aseguró tener información de que el que aparece como encargado de la mina, por registrar a los trabajadores ante el Seguro Social, es quizá un «prestanombres», ya que inscribió a los mineros ante el IMSS después de ocurrido el accidente.
Según productores carboneros consultados por Grupo REFORMA, la corrupción en el manejo del carbón no desapareció, como anunció el Presidente López Obrador a inicios de su administración, sino que se mantiene.