Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de perseguir a científicos, familiares y políticos, la Fiscalía General de la República (FGR) ahora amenazó con perseguir penalmente al dueño de un predio vecino al terreno donde construye su nueva sede, el llamado Parque Nacional de la Justicia, en Lomas Bezares.
Como si fuera un delincuente de alto riesgo, Andrés Ismael Heredia Duarte, representante de Operadora Aguesu, acudió el pasado 3 de septiembre a la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas, que forma parte de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO) de FGR, para atender un citatorio.
Rodolfo Pérez, agente del Ministerio Público Federal, informó a Heredia que el inmueble de Aguesu, con domicilio en Prolongación Paseo de la Reforma 271, Colonia Lomas de Santa Fe, es parte del terreno nacional cedido a la FGR para su nueva sede.
Pérez agregó que si Aguesu no entregaba el predio a la FGR para el 9 de septiembre, se ejercería acción penal por el delito de ocupación ilegal, que la Ley General de Bienes Nacionales sanciona con dos a 12 años de prisión.
En ese domicilio, a espaldas y en desnivel del predio asignado a la FGR, se ubica actualmente una gasolinera.
Heredia alega que ese terreno le fue adjudicado a Operadora Aguesu en una sentencia definitiva del 25 de marzo de 1998, dictada por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en el amparo en revisión 136/1998.
El 30 de septiembre, Aguesu promovió un amparo contra la FGR, pero el Juzgado Décimo Séptimo de Distrito en Materia Administrativa lo desechó por extemporáneo el 5 de octubre, argumentando que la fecha límite para promover la demanda era el 29 de septiembre.
El Parque Nacional de la Justicia ocupará dos predios de 163 mil metros cuadrados, localizados en el kilómetro 14.5 de la Carretera México-Toluca, que el Gobierno federal destinó a la FGR en junio de 2020.
Uno de estos predios, de 86 mil 979 metros cuadrados, es el que Aguesu estaría ocupando ilegalmente.
El inmueble fue destinado en abril de 2001 para construir los centros de inteligencia y comunicación estratégica, así como las oficinas de la entonces recién creada Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, que encabezaba entonces Alejandro Gertz Manero, proyecto que no se concretó.
Grupo REFORMA publicó en abril que la nueva sede alojará a 2 mil 690 elementos administrativos de la FGR, de acuerdo con la licitación en la que se asignó el contrato de ingeniería del proyecto.
Para ello, se aprovechará la obra negra de más de 33 mil metros cuadrados de construcción de lo que sería el cuartel de la extinta Policía Federal, que quedó inconcluso en 2011, y al que se agregarán poco más de 8 mil metros cuadrados, que albergarán cuatro niveles de oficinas, centro de datos, archivos y salas de monitoreo.