A lo largo de la contingencia sanitaria, el Centro de Integración Juvenil en Aguascalientes ha registrado altibajos en el consumo de sustancias psicoactivas y en este momento ha repuntado nuevamente en el rubro de alcohol, tabaco y algunas drogas, debido a que los jóvenes habían dejado de respetar las recomendaciones de quedarse en sus hogares.
Tan sólo la población recurrente del Centro de Integración Juvenil en Aguascalientes reporta recaídas entre 138 y 145 pacientes, con un rango de 14 a 20 años de edad, donde mucho se relaciona con la supervisión de papá y mamá, informó su titular Mario García Martínez.
“En lo que va de este 2020 suman 326 pacientes nuevos para recibir tratamiento y apoyo para superar alguna adicción a alguna sustancia psicoactiva legal e ilegal. Esta cifra es inferior a los 400 casos que se registraban en igual periodo del año anterior”, indicó.
En entrevista con El Heraldo, precisó que las principales sustancias que consumen los jóvenes son la marihuana, el alcohol, tabaco y algunos también se han reactivado en el uso de las metanfetaminas (cristal), aunque ésta también ha escaseado porque los precursores provienen de China.
El director del CIJ aseveró que muchas personas han regresado a sus hábitos, un tiempo hubo una baja en el consumo porque la cadena de suministro se rompió un tiempo, pero ahora se observa ha sido restablecida.
Otro factor que propició una disminución en el consumo de sustancias psicoactivas fue por la supervisión de los padres de familia, pero en el momento en que ellos regresaron a sus empleos, se reactivó nuevamente esa cadena de fumar, ingerir bebidas embriagantes u otros productos perjudiciales para la salud humana.
También se han atendido llamadas de pacientes que desean dejar de fumar, han llegado pacientes nuevos a través de las líneas de atención del Centro de Integración Juvenil nacional hacia personas que emocionalmente se encuentran mal a causa de la contingencia sanitaria por el COVID-19.
“Del pasado mes de junio a la fecha se contabilizan 20 solicitudes nuevas para iniciar tratamiento para superar alguna de las adicciones a las sustancias psicoactivas. Otras 45 personas que fueron pacientes han pedido regresar para salir de ese círculo de consumo”, indicó finalmente.