Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El plan de «pobreza franciscana» anunciado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador contempla medidas adicionales de eficiencia que implicarán «barrer» más fideicomisos y reforzar el combate a la evasión fiscal, indicó Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda.
«El plan franciscano que ha anunciado el Presidente es prácticamente un cuarto esfuerzo de austeridad relacionado con gastos que no son necesarios o que no afectan la operación del Gobierno federal o del sector público.
«Al mismo tiempo va haber otras medidas que tienen que ver con medidas de eficiencia, que tienen que ver con mejorar, utilizar de manera muy estratégica la liquidez, y esto implica otra vez hacer algún tipo de barridos sobre otros fideicomisos que existen todavía por ahí, tratar de mantener el esfuerzo de combate a la evasión fiscal», dijo en conferencia donde presentó los Informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública.
El funcionario descartó un aumento de impuestos, y reiteró que se centrarán «en que paguen los evasores fiscales, y estas medidas están pensadas para que en el margen se continúe manteniendo un blindaje sobre un presupuesto que tiene ingresos y gastos que están evolucionando de manera muy positiva y que nos van a permitir cerrar el año fiscal con un menor nivel de endeudamiento».
Los recortes que ha establecido el Presidente bajo el plan de pobreza franciscana, abundó Yorio, no tienen que ver con gasto de inversión, público, de áreas sensibles o prioritarias, sino con disminuir gastos innecesarios, como los asociados a viajes al extranjero.
«El Presidente ya ha establecido que no se van a realizar más (viajes al extranjero), también se van a tomar decisiones con respecto a algunas posiciones que quedaron vacantes, estos son ahorros por el lado administrativo.
«Se están tomando medidas que más bien tienen que ver con la eficiencia de gasto», señaló.