Aunque el beisbol de las Grandes Ligas parece tomar cada vez más forma y ser una realidad en los diamantes, en México es un misterio si se llevará a cabo la temporada 2020 con los grandes problemas de contagios que se tienen actualmente. La fecha de inicio para la campaña se tiene prevista para inicios de agosto sin ser una garantía aún por la actualidad que vive cada estado en cuestiones de sanidad. Será hasta las primeras semanas de julio cuando se llegue a un acuerdo definitivo para decretar el futuro de la competencia, algo que tiene con mucha intriga tanto a los equipos como a los peloteros que forman parte de la Liga Mexicana de Beisbol.
Con estas interrogativas en mente una alternativa para muchos beisbolistas es la Liga Mexicana del Pacífico que tiene planeado iniciar en octubre, una fecha en la que tentativamente sería más viable y seguro jugar al béisbol. Ayer por la mañana los Sultanes de Monterrey que participan en ambas ligas anunciaron la llegada del receptor Carlos Rodríguez para defender su remera en la justa invernal, Rodríguez es uno de los consentidos de los Rieleros de Aguascalientes defendiendo la camiseta de casa desde hace ya ocho años teniendo casi 800 partidos en la espalda jugando para la Máquina siendo ya un icono de la última década en el Romo Chávez.
El oriundo de Sonora Hermosillo es un veterano de mil batallas que con 38 años ve de cerca el ocaso de su carrera, pero todavía le queda mucho beisbol en el corazón para seguir siendo parte fundamental de los Rieleros, equipo con el que se tiene planeado que juegue en la LMB. Sin embargo, si la temporada no pudiera llevarse a cabo como medida preventiva de contagios Rodríguez ya tiene un hogar asegurado en la LMP, un plan B en donde ya es conocido pues jugó con los Sultanes cuatro años del 2006 al 2010.