Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal extenderá los beneficios fiscales para la frontera norte hasta 2024, y los comenzará a aplicar en la frontera sur a partir de 2021.
Con estas medidas, adoptadas mediante decretos presidenciales, se busca beneficiar a empresas, consumidores, trabajadores y población en general.
También reactivar el comercio, ganar competitividad empresarial y mejorar los precios de las gasolinas, sobre todo en la frontera sur.
Como parte del plan de estímulos en la frontera sur, el Ejecutivo federal también decretó la “zona libre” de impuestos en Chetumal.
Los beneficios para los estados de ambas fronteras serán: el IVA pasará de 16 a 8 por ciento, el ISR de 30 a 20 por ciento y habrá estímulos en el IEPS a gasolinas.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que los beneficios fiscales en la frontera sur permitirán dar un “trato parecido” al que se da en el norte.
“Van a tener el mismo apoyo”, aseveró en la conferencia mañanera en Palacio Nacional.
En el caso de los estímulos para la frontera norte, Graciela Márquez, Secretaria de Economía, afirmó que este programa ha permitido menor inflación, más comercio, aumento de los salarios y disminución de los precios de las gasolinas.
“Con el estímulo en el IEPS a gasolinas, se empieza a cerrar la brecha entre su precio en México y su precio en Estados Unidos”, presumió.