De las unidades del transporte público, la mayoría de la modalidad de suburbanos es chatarra; mientras que los camiones urbanos más viejos no rebasan los 12 años de antigüedad, y el 93% de los taxis están en “su punto”.

El parque vehicular se distribuye de la siguiente manera: hay 4 mil 297 taxis y aunque la ley establece una antigüedad máxima de 6 años, se dio una ampliación al gremio de dos años más para la renovación de unidades, de tal manera que sólo el 7% está fuera de norma, que suman 312 vehículos.

El transporte colectivo foráneo, tiene 437 unidades y 29 del total de combis están fuera de norma, esto es que ya rebasaron los 10 años de antigüedad.

De las 39 unidades de transporte suburbano (los que van al municipio de Jesús María), 24 ya cumplieron los 15 años de antigüedad que se han establecido, por lo que el 61% está fuera de norma.

Del transporte escolar que por ley sólo se le permite una vida útil de 12 años, el 39% rebasa ese límite.

En las mismas condiciones está el transporte de carga ligera, virtud a que de las 59 unidades, 23 ya cumplieron los 12 años permitidos.

En cuanto a la modalidad de taxis, de las 4 mil 297 unidades, 312 de encuentras fuera de norma, lo que indica que el 7% rebasaron los ocho años de antigüedad; de acuerdo a los datos oficiales, el 93% se encuentra en buenas condiciones, aunque no opinan lo mismo los usuarios.

En relación al transporte de personal, de las 475 unidades 6 ya rebasaron los15 años de margen, lo que indica que ni el 2% es obsoleto.

Finalmente, toda la flotilla de camiones urbanos está dentro de la norma, es decir, que las 439 unidades corresponden a modelos que no rebasan los 10 años de antigüedad, aunque la Coordinación de Movilidad omite el número de modelos recientes.