Al paso que va, el Gobierno Federal se llevará todo el sexenio para vacunar a los mexicanos, por lo que el uso electoral de la vacuna es la causa del rezago en el proceso de inmunización, así lo denunció el vocero del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Fernando Herrera Ávila.
El panista afirmó que el Gobierno Federal necesitaría aplicar más de medio millón de vacunas cada día para cumplir con el calendario establecido y eso si llegan a tiempo los lotes prometidos, al recordar que cuando la autoridad tuvo a su disposición el primer lote de vacunas, aplicó en promedio 4 mil dosis diarias, una de las tasas más bajas, contrario a Estados Unidos donde aplicaron hasta 1 millón 300 mil dosis cada día.
Aseveró que mientras otros países avanzan de manera sustancial en la aplicación de vacunas, porque cuentan con una verdadera estrategia en el terreno, el Gobierno Mexicano no ha alcanzado la inmunización del 1% de la población, porque sigue haciendo política con la tragedia. Como resultado de lo anterior son las más de 167 mil muertes reconocidas de manera oficial y el millón 940 mil casos positivos de COVID-19 que hoy se registran en el país. “En promedio se está muriendo un mexicano cada minuto en el país y lo más grave es que el gobierno de López Obrador se empeña en dar un manejo político a la emergencia sanitaria”.
Herrera Ávila criticó también que no exista una base de datos abierta con los registros de vacunación, porque eso permite a la Secretaría de Salud manejar la información de las vacunas a su antojo, además de ser un “juego maquiavélico”, el hecho de que el Gobierno Federal de MORENA haya emprendido una campaña de propaganda con las vacunas, aún cuando ni siquiera cuenta con ellas. “El uso electoral de la vacuna es la causa de ese rezago. Al paso que van, se van a llevar todo el sexenio para vacunar a la población, porque su calendario no cuadra ni siquiera con los números que se han obtenido al momento”.
Apuntó que al igual que como pasó con las pruebas de detección, nuestro país ocupa ya los últimos lugares del continente en cuanto a la inmunización de su población, porque el presidente Andrés López Obrador se aferra al desastre que ha sido su plan para manejar la crisis sanitaria.