Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) denunció que casi el 8 por ciento de las gasolineras en el país operan con un software conocido como “rastrillo” para robar gasolina a los consumidores.
Ricardo Sheffield, titular de la Profeco, informó que, tras realizar una investigación, detectaron en una gasolinera de Campeche, el uso de un dispositivo, manejado a control remoto, con el que se puede manipular el despecho del combustible y vender litros incompletos.
Frente al Presidente Andrés Manuel López Obrador, informó que la Profeco ya dio vista a la Fiscalía General de la República (FGR) sobre el caso, ya que se trata de un delito y no sólo de una falta administrativa.
Al presentar el informe de “¿Quién es quién en la venta de combustibles?”, detalló que la irregularidad fue detectada por sus inspectores en una gasolinera en Champotón, en la carretera a Ciudad del Carmen, con razón social Combustibles e Imagen S.A. de C.V.
Desde Palacio Nacional, explicó que en esta gasolinera se revisó una de las bombas, abrieron la caja interna y la exploraron, hasta encontrar el llamado “rastrillo”.
“No era evidente al abrir la bomba, habría que abrir esta caja y voltear la tarjeta y descubrimos a los que están haciendo trampa con este software, que aparentemente no es pirata, porque pareciera que en el mercado negro el mismo fabricante de la bomba está vendiendo por debajo del agua este rastrillo”, detalló.
Sin embargo, Sheffield dijo que será la FGR la encargada de deslindar responsabilidades.
Respecto a las revisiones ya realizadas, ocho gasolineras no se dejaron verificar, de las cuales cinco están en el Estado de Puebla, y se detectaron 29 estaciones de servicio con irregularidades.