En el marco del Día Mundial de las Tortugas, que se conmemora este 23 de mayo y es promovido por la organización «American Tortoise Rescue», la comunidad global se une para proteger a estos reptiles ancestrales. Sin embargo, en Aguascalientes, hay una necesidad urgente de atención hacia las tortugas nativas, específicamente las comúnmente conocidas como «casquito», señaló Miguel Vázquez Sánchez, presidente de la Asociación Guardabosques de Cobos.
El activista destacó la riqueza y singularidad de la historia natural de estas tortugas en Aguascalientes. Según Vázquez Sánchez, los registros fósiles indican que estas tortugas coexistieron con la megafauna hace aproximadamente 10,000 años, al final de la última Edad de Hielo. Durante esa época, el hábitat local estaba rebosante de vida y agua, donde habitaban mamuts, camellos, osos, felinos de dientes de sable y otras especies de tortugas terrestres, cuyos primeros fósiles fueron descubiertos a mediados del siglo pasado por el doctor Oswaldo Mooser.
La fascinación crece al descubrir que los descendientes de aquellas tortugas prehistóricas siguen habitando el Bosque de Cobos. Sin embargo, dijo que el escenario actual presenta poco motivo de celebración en el estado, ya que a pesar de que la Tortuga Casquito está protegida bajo la NOM-059-SEMARNAT-2010, su hábitat ancestral está siendo devastado por el desarrollo inmobiliario y el impacto de las aguas residuales provenientes de la creciente mancha urbana. “Este deterioro ambiental ha reducido drásticamente las poblaciones de esta especie endémica de México, dejando un rastro de muerte en los arroyos y disminuyendo los reductos de naturaleza donde estas tortugas sobreviven”, señaló.
Por ello, subrayó que es imperativo que las autoridades y la comunidad de Aguascalientes tomen medidas concretas para rescatar a esta especie emblemática, lo que incluye la implementación de programas de conservación, la protección de sus hábitats naturales y la concientización sobre la importancia de estas tortugas para el ecosistema local.