En navidad y fin de año, es común que en las calles del país se quemen todo tipo de artefactos con pólvora, a pesar de estar prohibida su venta y uso en muchas ciudades.

Esto conlleva una serie de problemas, comenzando por los riesgos a la integridad física de niños y adolescentes, principales usuarios de estos productos; apenas hace unos días, una menor de 12 años perdió dedos al estallarle un cohete en la mano, en la López Portillo. Se hace necesario, por lo tanto, que los padres de familia eviten la compra y uso de productos con pólvora, que en muchos casos es proporcionada a los niños por parte de los adultos.

El potencial de incendios es otro de los principales riesgos del uso de pirotecnia. Datos la Coordinación Municipal de Protección Civil señalan que estos artefactos están relacionados con la mitad de los incendios registrados en casa-habitación durante esta temporada. La dependencia pone a disposición el teléfono 918 2811 para recibir reportes las 24 horas.

La contaminación por la quema de pólvora, fogatas y contenedores de basura, todas ellas actividades comunes en muchas colonias de la ciudad, son otro factor para evitarlas. En esta navidad, la ciudad de Aguascalientes alcanzó mala calidad del aire, con 116 puntos IMECA, producto de dichas prácticas. Guadalajara, el Valle de México y León también registraron altos índices de contaminación en la misma fecha.

Otros afectados por el uso de pólvora son los animales, que sufren diversos niveles de estrés por ruido y en otros casos, son víctimas de lesiones tanto accidentales como intencionales, ocasionadas por explosivos. Médicos veterinarios recomiendan tener puertas y ventanas cerradas y buscar el espacio más apartado a la calle para que disminuya el ruido, así como realizar previamente paseos más largos que de costumbre, para evitar la acumulación de estrés y prevenir sobresaltos.