México tiene una capacidad de almacenamiento de combustible de tan sólo tres días, motivo por el cual urge concretar la construcción y operación de 20 proyectos existentes para crear infraestructura a nivel nacional y conseguir para el año 2025 que haya reservas hasta por 12 días, informó ayer aquí el vicepresidente nacional de la Comisión de Energía de la Coparmex, Rubén Camarillo Ortega.

Aseveró que este asunto se debe atender lo más rápido posible, y no sólo por el Gobierno, es un tema que le corresponde a la iniciativa privada, porque este sindicato patronal cuenta con más de veinte proyectos de infraestructura que se construyen para terminales de almacenamiento.

Comentó que en otros países se cierran los ductos durante una semana y el consumidor no se da cuenta, porque se tienen reservas de gasolina para varios días:

 

 

 

 

 

“El objetivo es aumentar dos o tres días por año de almacenamiento a nivel nacional, y concluir en el 2025 con 12 días, y en estos proyectos no se encuentra ninguno que en algún momento se anunció se construiría en el estado de Aguascalientes”, indicó. Además dijo que hoy en día, el desabasto de gasolina en México se debe al cierre de los ductos y por la inexistencia de infraestructura que permita almacenar y suministrar a la población.

Cada una de las plantas de almacenamiento de 500 mil barriles cuesta entre los 50 y 60 millones de dólares, y los que se desarrollan actualmente son de origen nacional e internacional, donde las leyes actuales obligan a las empresas como Mobil, Shell, Repsol, a contar con reservas estratégicas; además, dijo, deben construirlas por terceros inversionistas.

“De esta manera se generará seguridad energética en el país, donde se requiere la colaboración de la IP en el trabajo de Petróleos Mexicanos”, puntualizó el vicepresidente nacional de la Coparmex.