Benito Jiménez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Médicos y expertos urgieron a las autoridades de Salud a enfocar el inicio de la vacunación contra el Covid-19 en sitios que reportan altos niveles de contagios y no en zonas rurales, como plantea la Estrategia Nacional de Vacunación.
“Realmente México va a poder iniciar su vacunación masiva hasta que tengamos decenas de millones de dosis, pero, ahora que tenemos pocas, considero que el uso más razonable es ponerla en los sitios donde hay mayor concentración poblacional y mayor tasa de incidencia de contagios”, dijo Alejandro Macías Hernández, infectólogo de la UNAM.
Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM, coincidió en que las vacunas deben estar orientadas a la zonas donde existe una mayor velocidad de contagios de coronavirus: en las ciudades, en áreas urbanas y metropolitanas relevantes.
En la Estrategia Nacional de Vacunación presentada el viernes a los secretarios de Salud estatales se informó que la inoculación a adultos mayores iniciará mañana en la zonas rurales.
Fabián Infante, del Consejo Mexicano Único de Enfermería, refirió que la estrategia debe ser realizada en las zonas urbanas porque es donde se eleva la velocidad de contagio.
Los expertos recordaron que no existen las suficientes vacunas para pensar en un plan nacional de vacunación.
“Las vacunas no son muchas, México realmente va a empezar su vacunación masiva hasta que tengamos decenas de millones de dosis, y ahora son poquitas (…) y por otro lado, debe quedar claro que tenemos que hacer todo un esfuerzo para completar a todo el personal de Salud”, resaltó Macías.
Por su parte, Martha Tagle, de MC, y Éctor Jaime Ramírez Barba, del PAN, manifestaron que la centralización del Gobierno en la distribución y aplicación de la vacuna demuestra que los alcances son insuficientes y tardados.
Ramírez manifestó que si se quiere cortar la cadena de contagios, buscando la inmunidad colectiva, se tendría que ir a las comunidades más pobladas y con más infecciones, y no a regiones alejadas y con poca población.