Martha Alicia Martinez Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La diputada Frinné Azuara, a nombre del grupo parlamentario del PRI, solicitó al Gobierno federal asegurar económicamente a las familias del personal de salud que no cuenten con prestaciones laborales y que atienda a enfermos con Covid-19 en caso de fallecimiento.

Pidió una estrategia viable debido a que el País se encuentra en la Fase 3 de la pandemia, lo que implica un incremento exponencial de contagios y una alta demanda de servicios hospitalarios.

La legisladora indicó que el personal médico enfrenta este escenario con escasez de equipos de protección, con un constante riesgo de contaminación y, en el peor de los casos, de perder la vida.

La secretaria de la Comisión de Salud dijo que además del déficit de insumos y equipo de protección, es urgente atender las condiciones laborales del sector salud, ya que al menos 87 mil trabajadores están contratados bajo el régimen de honorarios, sin gozar de prestaciones de ley y sin fondo de pensiones.

Este personal, advirtió, tiene contacto directo con pacientes infectados, lo que los expone a un riesgo constante de transmisión.

Azuara detalló que en el sector salud laboran miles de trabajadores, de los cuales 69 mil 896 son médicos generales y familiares, 94 mil 603 médicos especialistas, 10 mil odontólogos, 26 mil 66 residentes, 144 mil 784 enfermeras generales, 36 mil 602 enfermeras especialistas, 104 mil 853 auxiliares de enfermería, además de laboristas, personal de intendencia, de mantenimiento, camilleros, paramédicos y choferes de ambulancia.

Agregó que a efecto de ilustrar la precariedad en la que trabajan miles de empleados del sector, a principios de abril se presentó una encuesta realizada a 400 trabajadores sanitarios por la Asociación Mexicana de Médicos Residentes, la cual indica que ocho de cada 10 no tienen mascarilla N95, más de la mitad no tenían gafas protectoras y alrededor del 30 por ciento no tenían máscaras de acrílico.

La legisladora indicó que ante este escenario, es indispensable un programa viable que asegure económicamente a las familias de los trabajadores del sector salud.