Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para que México pueda retomar los niveles de inversión en sector eléctrico que se tenían entre 2017 y 2018 es indispensable que se recupere la certidumbre en el marco regulatorio y que su aplicación no cambie constantemente, señalaron especialistas.

Casiopea Ramírez, managing partner de Fresh Energy Consulting, explicó que la parte regulatoria es lo primero que se analiza para considerar realizar nuevas inversiones, y ahora más con el contexto que se tiene en el País y los diversos cambios regulatorios que ha impulsado.

“¿Qué es lo que evalúa un inversionista cuando empieza a llegar a un sector o cuando pretende incrementar su posición en un mercado? Lo primero que se evalúa es el marco regulatorio, su estabilidad, pero también su aplicabilidad, porque podemos tener escrito cualquier tipo de marco regulatorio, que parece ser muy preferente para el tipo de inversiones que quieres ejecutar pero que en realidad no se aplica.

“Hoy lo que estamos viendo, a pesar de que esta modificación está suspendida, es que alimenta la incertidumbre porque esta modificación de la ley (reforma eléctrica) es la culminación de todos los intentos que estuvimos viendo desde el año pasado para modificar el marco regulatorio y las condiciones de las energías renovables”, puntualizó Ramírez durante su participación en el panel virtual “Inversiones y Financiamiento al Sector Energético 2021-2024”.

Asimismo, explicó que dichas modificaciones al sector eléctrico fueron subiendo ‘de tono’ desde el Acuerdo de Cenace, la Política de Confiabilidad de la Sener, la reciente modificación o reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) e incluso ahora se escucha la propuesta de un cambio constituciona, por lo que es importante contar con un órgano regulador que vele por la aplicación de un marco regulatorio.

Jesús Enríquez, director de infraestructura y proyectos de financiamiento de Fitch Ratings, dijo que actualmente el tema principal para el sector es la incertidumbre y la dificultad de consolidar nuevas inversiones.

“La palabra clave es incertidumbre. El tema de cambiar las reglas de inversiones que ya se realizaron o que están a punto de materializarse ha traído un nivel importante de estrés al sector y los inversionistas, que ya están operando, al menos en el sector eléctrico, están más enfocados en defender sus inversiones más que en estructurar nuevas oportunidades”, comentó.

También dijo que lo más grave es el desaliento a la inversión nueva, que no sólo impacta al sector eléctrico, sino también empezará a permear a otros sectores de la economía, principalmente de infraestructura.

“Es importante decir que la inversión que ya llegó seguirá operando, pero sin duda no habrá inversión nueva hasta no tener un marco legal robusto que dé certeza a las inversiones”, advirtió.

En tanto, Víctor Luque, socio en ATIK Capital, advirtió que las bancas de desarrollo tienen los recursos para desarrollar nuevas inversiones, pero si México no pone las reglas claras, los recursos terminarán por irse a Latinoamérica.