Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para que el sector eléctrico pueda operar de manera competitiva, es indispensable que las nuevas regulaciones impulsadas por el Gobierno no favorezcan sólo al monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), consideraron especialistas.

Óscar Ocampo, coordinador de energía del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), explicó que la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) tiene un impacto en la competencia de los particulares porque se generan barreras en el mercado.

“En el sector de electricidad tenemos la generación eléctrica y parte del espíritu de la reforma es una aversión a la competencia. En lo que se ha buscado desde hace dos años, en una lógica incrementalista, se han ido levantando pequeñas barreras para evitar que la competencia pueda ser viable.

“Son varios los temas que hemos visto, la cancelación de las subastas de largo plazo, el Acuerdo del Cenace, la Política de Confiabilidad, la relajación de los términos de estricta separación legal de la CFE, todo esto ha ido sumando barreras a la competencia y es un ejemplo perfecto de la necesidad de una regulación imparcial”, señaló.

Ocampo también advirtió que para reducir dichas barreras al mercado es indispensable contar con una Comisión Reguladora de Energía (CRE) plenamente independiente, un regulador que garantice el piso parejo y el acceso no discriminatorio; de esa manera se podrá medir el éxito o fracaso de la regulación y de privilegiar el monopolio de la CFE.

La reforma a la LIE, impulsada por el Presidente López Obrador y que actualmente tiene una suspensión provisional, contempla favorecer a la CFE y que su energía sea despachada antes que la de los privados, sin importar los costos y la contaminación de las mismas.

Marina Hernández, socia en SAI Derecho y Economía, explicó que es preocupante que haya barreras a la entrada del mercado porque así es difícil tener un espacio competitivo y eso afecta a los consumidores.

“Lo que tenemos que hacer es garantizar las condiciones de acceso para todos los participantes en igualdad de condiciones, y esto es muy importante porque si tienes un eslabón que no funciona bien en la cadena esto va a permear hasta el consumidor final.

“Si pensamos en el sistema eléctrico, y quieres promover la cadena de generación de comercialización, pero si no permites que exista acceso en términos no discriminatorios para todos los participantes en la parte de transmisión y distribución, no se puede promover la cadena en los otros sectores; cuando están las barreras a la entrada, no existen incentivos para invertir, ser eficiente, innovar y ofrecer mayor calidad y mejores precios”, puntualizó Hernández.