Silvia Olvera y Daniel Reyes
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Los Gobernadores de Nuevo León y Jalisco hicieron ayer un llamado urgente a las empresas originarias de sus Estados a mover su Registro Federal de Contribuyentes (RFC) a sus entidades para poder recibir más recursos de la Federación.
El llamado fue realizado por Samuel García y su homólogo jalisciense, Enrique Alfaro, en una reunión con más de 150 empresarios de los dos Estados en el Casino Monterrey.
Hace décadas, recordó García, el reglamento hacendario obligaba a los «grandes contribuyentes» -actualmente definidos como los que generan más de mil 500 millones de pesos al año o tienen arriba de 700 millones de activos- a registrarse en la CDMX y desde ahí tributar.
Pero, aunque con la reforma fiscal y la contabilidad electrónica, ese requisito de territorialidad se eliminó, la mayoría de los grandes empresarios de Nuevo León y Jalisco, sin estar obligados, siguen teniendo el RFC en Polanco, agregó el Mandatario nuevoleonés.
«Imagínense ustedes la cantidad de empresarios y dinero que se produce en nuestras tierras y se regala a otro Estado», expresó.
(Pido a los empresarios) hacer un compromiso de regresar el dinero a nuestras tierras», mudándose fiscalmente a casa, añadió.
Gustavo Leal Cueva, presidente de la consultora Fiscalia y socio del despacho Leal Benavides y Asociados, explicó que, al cambiarse los domicilios fiscales, los Estados ganarían vía mayores participaciones federales.

¡Participa con tu opinión!