Martha Alicia Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Diputados federales demandaron a la Secretaría de Salud coordinarse con las entidades federativas para evitar insuficiencia de camas para pacientes con Covid-19 en el País y proteger al personal médico que en las últimas semanas ha sido víctimas de agresiones por parte de la ciudadanía.

La diputada del PRD Abril Alcalá exhortó a la dependencia a colaborar con todas las instituciones de salud pública para poner a disposición de los gobiernos locales la mayor cantidad posible de camas hospitalarias.

Asimismo, pidió a los Gobernadores de las 32 entidades del País otorgar las facilidades necesarias para tal propósito.

Lo anterior, dijo, ante el previsible contagio de 250 mil personas con Covid-19 en los próximos días, de las cuales más de 10 mil 500 requerirán terapia intensiva.

La legisladora llamó a considerar la experiencia de otros países, incluso potencias mundiales, donde el coronavirus colapsó sus sistemas de salud, y prever que la intensa competencia mundial por insumos los hace cada vez más escasos, lo que se podría traducir en una mayor pérdida de vidas humanas, incertidumbre económica y deterioro emocional.

La perredista advirtió que uno de los principales problemas en países afectados por la pandemia ha sido la falta de camas hospitalarias, lo que los llevó a improvisar clínicas, usar hoteles y hacer uso de hospitales privados, como se vio en Alemania, España, Italia y Reino Unido.

Señaló que de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en 2017, México tenía 125 millones de habitantes y 168 mil 828 camas de hospital, de las cuales sólo 2 mil 738 eran para cuidados intensivos en el sector público. En contraste, expuso, Alemania tiene 28 mil, Reino Unido 8 mil, Francia 5 mil y España 4 mil 600.

A decir de la legisladora, la necesidad de camas para atender a pacientes demanda la urgente colaboración entre el Gobierno federal, los estados y el sector privado.

El grupo parlamentario del Partido Verde en la Cámara de Diputados pidió al Gobierno federal garantizar la seguridad de médicos y enfermeras, quienes han sido discriminados, agredidos e incluso rociados con cloro por ciudadanos que creen que pueden estar contagiados de Covid-19.

Los legisladores indicaron que la fuerza pública federal debe garantizar la seguridad del personal médico, y solicitaron a la Fiscalía General de la República atender las denuncias presentadas por el personal de salud.

Señalaron que los casos de violencia física y verbal se han replicado en diferentes entidades del País, lo que ha obligado a médicos y profesionales de la salud a adoptar medidas para evitar acciones en su contra.

Como ejemplo, señalaron que en Jalisco, la Comisión Interinstitucional de Enfermeras ha denunciado que varios asistentes médicos han sido víctimas de agresiones al momento de salir de sus centros de trabajo, ya que en el transporte público no los dejan abordar, mientras que en San Luis Potosí, una enfermera del IMSS fue agredida físicamente por una mujer dentro de una tienda de convivencia.