Nallely Hernández Pérez
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Para organismos de vivienda, banca comercial y desarrolladores es necesario crear esquemas de financiamiento para atender a la población sin un empleo formal, pero con ingresos, así como entre los asalariados que puedan complementar el pago de sus hipotecas con otros recursos, por ejemplo obtenidos por ventas o servicios particulares.

Para ello, desde la Secretaría de Hacienda, Sociedad Hipotecaria Federal y el Infonavit buscan impulsar programas de garantías pata detonar una mayor colocación de créditos entre las llamadas economías mixtas.

Arturo Herrera, Secretario de Hacienda, comentó ante desarrolladores de vivienda que se retomará la configuración de un producto de crédito a las personas de ingresos mixtos, en el que por ejemplo se reconozcan no sólo el salario sino otros recursos complementarios.

“Eso podría hacer que la casa a la que aspira, el crédito al que pudiera aspirar, fuera considerablemente mayor”, anticipó.

Reconoció que si bien este esquema está prácticamente listo desde finales de 2019 ahora urge retomarlo, incluso a través de programas para que la población fuera de la formalidad entienda el proceso para darse de alta ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“La pandemia, citando a Mafalda, hizo que lo urgente no dejará tiempo a lo importante.

“Paralelamente tenemos que hacer un esfuerzo para ir formalizando a las personas”,dijo el titular de Hacienda.

Por otra parte, Jorge Mendoza Sánchez, director general de SHF, apuntó que ya se trabajan esquemas con el Infonavit para comenzar a otorgar créditos a derechohabientes con cuentas inactivas, es decir, que ya no tiene un trabajo formal, lo que podría ser por medio de garantías hipotecarias.

“Yo esperaría que para el segundo trimestre, el tercero, ya pudiéramos estar detonando este producto”, dijo el titular del banco de desarrollo.

De acuerdo con el Infonavit, este mismo año ya podría estar listo un crédito otorgado por la banca comercial, dirigido para derechohabientes con una subcuenta de vivienda pero que ya no trabajan en la formalidad.

“Pudiera ser un dentista, un abogado, que trabajó en una empresa, en un despacho, en un consultorio, que tenía un patrón y durante años estuvo aportando al Infonavit, y no uso su crédito. Después decidió independizarse y al ser su propio patrón lo que sucede muchas veces es que uno no se da de alta como empleado.

“Resulta que ese dentista o abogado, ese trabajador independiente sigue ganando dinero, tiene recursos estables, tiene una empresa y no puede usar su subcuenta de vivienda”, explicó Carlos Martínez, director general del Fondo.