Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Tras rebasar los 70 mil fallecimientos en el País a causa de Covid-19, urge que desde ahora, las autoridades sanitarias eviten un pico epidémico derivado de los festejos de Día de Muertos, como el que ocurrió a raíz del Día de la Madre, señaló Rafael Lozano, director de Sistemas de Salud y Análisis Estratégico de la Universidad de Washington.
El modelo matemático del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de dicha Universidad prevé que se registre un pico de casos a mediados de ese mes asociado con dicha celebración, sobre todo en un País que ha perdido a tantas personas este año.
“Es buen tiempo de hacer una campaña para decirle a la gente que por esta ocasión coloquen altares en casa y no se junten en los panteones, pues eso puede traer consecuencia de incremento de la infección, como sucedió el 10 de mayo, el día que se concluyó la jornada de sana distancia, a los 15 días de esos sucesos vienen los picos”, explicó.
De acuerdo con el académico, las proyecciones del Instituto, calculan, para fin de año, 130 mil defunciones.
“Pero si relajamos completamente nos vamos a 157 mil 200”, advirtió.
El investigador indicó que la epidemia en el País no ha registrado un descenso, sino un aplanamiento, es decir, no ha habido aumento de casos, pero se proyecta que a mediados de octubre y a partir del primero de noviembre empiecen nuevamente a aumentar por la entrada de la temporada de influenza.
Por otra parte, indicó que en México hay alrededor de 15 millones de personas infectadas con Covid-19, según un modelo que predice susceptibles infectados, con lo que se podría estar fomentando de manera velada la inmunidad de rebaño.
“Estamos estimando que cada día en México hay alrededor de 180 mil, 190 mil personas infectadas, no positivas”, indicó.