Anahí Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los estados del País deben aumentar el número de pruebas de Covid-19 que aplican y mejorar el monitoreo de las personas contagiadas para lograr una reapertura económica sana, aseguró Héctor Valle, presidente ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud).

De acuerdo con un análisis de esta organización, en Chiapas se tendrían que aplicar 97 veces más pruebas diarias de las que se hacen ahora para alcanzar los estándares de detección correctos; mientras que en Oaxaca deberían hacerse 27 veces más tests, y en Veracruz, 25, expuso.

Incluso, en entidades que más pruebas aplican, la capacidad también tendrían que crecer, al menos 2.3 veces en la Ciudad de México y 2.5 en Baja California Sur, apuntó.

“La llamada de atención es que los estados necesitan incrementar las pruebas. Si no incrementan y abren, probablemente no estamos viendo la foto completa y, al no ver la foto completa, estaríamos poniendo en riesgo a la población”, afirmó.

“Invitamos desde Juntos por la Salud y desde Funsalud a que los estados que hemos señalado incrementen su capacidad de hacer pruebas. México, en general, lo tendría que hacer, pero esos estados nos preocupan mucho más que el resto”.

Al participar en la conferencia virtual “Covid-19 y reactivación económica. Una visión integral”, Valle afirmó que para reabrir también se debería considerar la evolución de la epidemia de cada Estado en los últimos 14 días; garantizar la capacidad del sector salud en cuanto a infraestructura y personal médico, y monitorear y aislar los casos de manera correcta.

“Si no cubrimos estas cuatro cosas, no es correcto abrir, no es correcto hacer reactivación en cada una de las geografías”, expuso.

Aunque el semáforo de riesgo epidémico se actualizó y ahora incluye 10 indicadores, clasificados en tres grupos: indicadores de síndrome Covid, de defunciones y de hospitalización, todavía falta que el Gobierno federal explique la ponderación de cada categoría, pues esta nueva evaluación permitió que la mayoría de los estados avanzaran a semáforo naranja y amarillo.

“Esto no quiere decir que estamos bien, quiere decir que hay que tener cuidado y hay que prepararnos también porque, desde luego, podría haber un rebrote, como lo hemos visto en otras geografías”, advirtió.

En tanto, Misael Uribe, presidente del Consejo Administrativo del Hospital Médica Sur, dijo que se estima que la pandemia genere costos por 200 billones de pesos.

Señaló que el coronavirus afecta a los pacientes, a los médicos que los atienden, los hospitales, los sistemas de salud y la economía.

“Crea, además, un entorno de depresión y de angustia en la población, porque todos tenemos el miedo de contraer la enfermedad”, sostuvo.