Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Pese a la reactivación de clases presenciales, el 2021 arrastró la crisis de aprendizaje y abandono escolar que provocó la pandemia de Covid-19, misma que se podría atenuar este año si no se toman acciones contundentes, señalaron especialistas.
Fernando Ruiz Ruiz, director de Investigación de Mexicanos Primero, consideró que los esfuerzos de las autoridades educativas en el 2021 fueron insuficientes.
Aseveró que la reapertura de escuelas, pese a la insistencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador y la operación política en los estados para implementarla, es un proceso inacabado, debido a que no se logró que todos los planteles retomaras las actividades.
«Todavía hay alrededor de 50 mil escuelas que se mantienen cerradas, esto no solamente se explica por la falta de infraestructura que es un elemento importante, sino porque también hay mucha desconfianza en las familias y en los propios docentes», expuso.
El especialista consideró la reapertura total de aulas como el principal reto en la materia para el 2022, pero urgió a llevarlo a cabo con un mejor protocolo.
Además, Ruiz Ruiz lamentó que la titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez, no haya defendido un presupuesto educativo que atienda las necesidades sustanciales del sector, y que repercutirá en el cumplimiento de objetivos primordiales como el aprendizaje, el rezago y el abandono escolar.
«No se logró articular una estrategia de financiamiento adecuado a las necesidades de las escuelas. Tal vez el punto más contradictorio es la aprobación del presupuesto, en donde la Secretaria pudo haber tenido una mejor defensa», indicó.
Marco Fernández, investigador del Tecnológico de Monterrey y de México Evalúa, coincidió en que 2021 fue un mal año para la educación en el país, y también reprochó las pocas acciones de la SEP para revertir el abandono escolar y el rezago.
«¿Qué está haciendo la autoridad para tratar de que se reviertan estas afectaciones cuando se prometió que se haría el diagnóstico del abandono escolar durante el inicio del ciclo escolar 21-22?, cuestionó.
«Jamás se han dado a conocer las cifras detalladas y mucho menos las estrategias educativas que planea la autoridad para tratar de rescatar a esas niñas niños y jóvenes que abandonaron la escuela y que incluso por eso se les cayó la matrícula».
Fernández recordó que a finales del 2020 y principios de 2021 se intentó mejorar el contenido del programa «Aprende en Casa» respecto a su primera edición, sin embargo, aseguró que dichos ajustes no se acompañaron de estrategias que facilitaran el contacto entre los docentes y sus alumnos.
«Han sido mínimas (las acciones), incluso para hacer un diagnóstico que permita una ruta por el resto del sexenio para compensar afectaciones y profundización de desigualdades educativas que lamentablemente la pandemia ha generado. Sí, ha sido un año malo», sentenció.

¡Participa con tu opinión!