Staff
Agencia Reforma

ROMA, Italia.-El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió ayer a los líderes del G20, que se encuentran reunidos en la capital italiana, que encarrilen «por el buen camino» los esfuerzos del mundo para limitar el calentamiento global.
Guterres advirtió que existe un «grave riesgo» de que la cumbre climática COP26, que iniciará el lunes en Glasgow, Escocia, no obtenga el resultado esperado si no hay compromisos de peso por parte del grupo de las 20 economías más desarrolladas.
«En todos los objetivos climáticos fijados tenemos todavía un largo camino por recorrer y debemos acelerar el paso», insistió durante una conferencia de prensa.
«No es demasiado tarde, pero debemos actuar ahora», urgió.
Ministros de Salud y Economía del G20 se reunieron ayer en Roma previo a que Presidentes y Primeros Ministros les tomen el relevo hoy y mañana. Está previsto que el grupo entregue un compromiso sólido, con objetivos claros de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, o la financiación de la ayuda a los países pobres para luchar contra el cambio climático.
China, que al igual que Rusia no asistirá al G20 en persona, no ha anunciado aún sus nuevos compromisos de reducción de gases, mientras que los países más ricos del club tampoco han ofrecido aún un plan claro para cumplir con su promesa de 100 mil millones de dólares anuales de financiación contra el cambio climático.
Ayer, algunas naciones acusaron al gigante de negarse a reforzar los compromisos para limitar los aumentos de temperatura y que no cede en el tema del carbón.
«Necesitamos más ambición y más acción», apuntó el jefe de la ONU, quien hoy intervendrá en el encuentro.
«Eso sólo será posible con una movilización masiva de voluntad política y eso requiere confianza entre los actores clave (… Por lo que) el objetivo más importante de la reunión del G20 debe ser restaurar la confianza», concluyó.