Aguascalientes no ha logrado “aplanar” la curva epidemiológica, por lo que es indispensable que se vuelva al confinamiento, lo cual – innegablemente – es molesto y cansado pero constituye la única vía para evitar el contagio y cuya cura no lo hay, por lo que en cada quien está evitar que esto suceda.

Esta entidad se encuentra en el semáforo naranja, lo que significa que gran parte de las actividades productivas se desarrollan con normalidad, por lo tanto miles de personas por obligación circulan en la vía pública, sin embargo quienes no tengan algo que hacer en la calle debe quedarse en su hogar.

Los hospitales habilitados para atender a los enfermos del Covid-19 se encuentran a punto de su máxima capacidad, reflejo que ha crecido el número de infectados y que convierte al estado en el primer lugar en movilidad de la población, por lo que el número de inoculados crece a pasos acelerados y se incrementa las muertes por este motivo.

Tal vez el mayor problema es que muchas personas rechazan usar el cubrebocas o lo traen sobre el cuello como si fuera un adorno y aún más grave es que los padres de familia lleven a pasear a sus hijos menores sin ese accesorio, exponiéndolos a que en cualquier lugar puedan resultar positivos.

Esas mismas personas que andan en la calle sin protección alguna, al regresar a su casa pueden llevar el virus y con ello infectar a sus familiares, por ello la insistencia que atiendan las recomendaciones del sector salud y se olviden de esa falsa braveza, que en este caso de nada sirve.

El parte que emitió el Instituto de Salud (ISSEA) el viernes pasado señala que se encuentran internados 65 personas en condición de muy graves y 35 graves, y ese mismo día se registró el fallecimiento de dos hombres, uno de 18 y otro de 40 años, para llegar a un total de 112 defunciones.

De igual manera, en la misma fecha hubo 65 personas contagiadas, lo que elevó la cifra a 2,318 desde que empezó la pandemia, mientras que la cantidad de pacientes recuperados son 838.

Los números son fríos pero sumamente aleccionadores, por lo que es indispensable ser muy prudentes en lo individual y con las personas que son dependientes. Se debe hacer el esfuerzo y esperar a que esto pase para retornar a las actividades habituales, pero por ahora a calmar el deseo de salir a caminar o a pasar el rato, porque en lugar de “matar el tiempo”, como se dice coloquialmente, el tiempo será el que lo mate a uno.

CALIENTAN MOTORES

El ruido de los metales que se blanden con furia y los aullidos de los guerreros que claman venganza, presagian la primera escaramuza de la temporada, previa a la lucha que tendrá lugar en 2021.

Al frente del ejército morado marcha su creador, flaqueado por sus peones de brega, dispuestos a defender las canonjías de que gozan, mientras que enfrente avanzan las huestes multicolores preparadas para recuperar las plazas que les fueron arrebatadas en 2018.

El país esperaría que procediera la prudencia en las cofradías políticas, para que en lugar de estar al cuidado de sus parcelas dedicaran todo su esfuerzo en resolver el problema de la pandemia y frenar el altísimo nivel de criminalidad que cada día abre más los cauces de sangre y dolor, pero para quienes forman parte de esas hermandades es más importante conservar lo que tienen o fraguar la toma de los espacios, que atender lo perentorio.

Las elecciones federales, estatales y municipales que tendrán lugar a mediados de 2021 aceleraron sístoles y diástoles en todas las expresiones. Para Morena reprochar al Presidente de la República por lo que hace o deja de hacer es inaceptable, por ello se han propuesto responder en los mismos términos. En la avanzada se colocaron senadores y diputados que calificaron de “golpistas” a gobernadores del PAN por criticar a la administración federal.

Luego de que los panistas advirtieron el pasado 13 de junio que era necesario “cambiar el rumbo del país”, los morenistas aprovecharon los trabajos de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para emitir pronunciamientos, como el de la senadora Antares Vázquez: “Los golpistas atacan al gobierno mientras viajan en aviones privados y representan un gobierno de monarquía”, en tanto su correligionario Rubén Rocha calificó la reunión de “sectaria y golpista bajo una supuesta bandera de defensa del federalismo. Es una asonada contra los principios básicos de la República federalista”, para enseguida afirmar que los gobernadores panistas “de la noche a la mañana se presentaron como adalides del federalismo, pero han caído en la degradación moral”.

Nueve de los diez gobernadores del PAN, encabezados por su coordinador Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes, sostuvieron una reunión en Dolores Hidalgo, Gto., en la que trataron diversos temas, principalmente los de salud, economía y seguridad y reiteraron su interés de que la Federación lleve a cabo un cambio en estos y otros apartados, igual de importantes para la mejor marcha del país, comprometiéndose a ser parte de la solución, para ello plantean que desde Palacio Nacional se encabecen los trabajos correspondientes.

De igual manera les molesta a los morenistas que junto con mandatarios de otros partidos hagan causa común para la recuperación económica, lo que más bien debería de ser imitado porque si algo le urge a México es reorientar las políticas públicas y evitar que siga erosionándose el sistema productivo con acciones que están lejos de dar certeza a los inversionistas.

Ojalá se entienda en el mundillo político que todo en su momento que y cada cosa va en su lugar, por lo que una vez que se supere la pandemia entonces sí podrán dedicarse a lo que tanto les apasiona, por ahora tienen que poner toda su atención en lo urgente.

REPULSA AL ZAPATEO

La presencia de poco menos de un centenar de presuntos trabajadores de Nissan, que pretendieron parar las labores el martes 16 de junio, fue una acción desafortunada ya que en estos momentos lo urgente es consolidar el empleo y no afectar a la principal fuente del estado.

Era algo que se veía venir desde el momento que se reformó la Ley Federal del Trabajo para que en una sola empresa hubiera más de un sindicato, bajo la premisa que es un derecho de los trabajadores unirse a la agrupación que mejor convenga a sus intereses, lo que es aprovechado por aquellas que pretenden arrebatarle parte del pastel a la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA), titular del Contrato Colectivo de Trabajo desde 1992.

El problema es que pretendieron hacer lo mismo que en otras partes del país en donde a base de violencia han logrado introducirse en la vida laboral, pero aquí no hubo la respuesta que esperaban y todo se redujo a una intentona, pese a que lo hicieron a la hora en que el grueso del personal entraba a trabajar.

Difícilmente podría decirse que eran trabajadores de esa firma, o algunos que fueron cesados, ya que arribaron en autobuses y en ellos se fueron por la carretera que lleva a la capital del país, algo similar a lo que se registró en el asalto a las oficinas de la FTA, que luego de causar destrozos se fueron por la misma ruta.

Lo contrario sería si el desconcierto fuera masivo y surgiera desde adentro, entonces los propietarios de la empresa y las mismas autoridades tendrían que atender sus reclamos, pero aquí se observa que es un pequeño grupo que alentados por una organización que tiene muy poco tiempo de haber arribado a esta entidad trata de imponer su criterio sin haber encontrado eco.

Cada quien en su espacio – Nissan, FTA y gobierno del estado – tienen que hilar muy fino para atender las demandas que surjan en el personal y con ello se evitarán dolores de cabeza.

¿PASÓ LO PEOR?

Mientras que el presidente Andrés Manuel López afirma que México ya va de salida de la pandemia de Covid-19 y 16 entidades pasaron del semáforo rojo al naranja, el número de contagiados y fallecidos sigue en aumento, por lo que bien harían los mexicanos en protegerse en sus hogares y si salen a la calle que sea con cubrebocas, usen el gel antibacterial y guarden la distancia.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, aseguró que a la epidemia todavía le faltan varias semanas y tendrá variaciones en las regiones de México. Dijo que en la medida en que se incorporen nuevas prácticas se tendrá una adaptación como sociedad, por lo que los mensajes del mandatario nacional van en el sentido, de que “no hay necesidad de dejar todo al exterior, la sociedad tiene que actuar por sí misma e incorporarse a la nueva realidad”.

En abono a lo dicho por el titular del Poder Ejecutivo, López Gatell sostuvo que “no podemos quedarnos congelados como sociedad perpetuamente, lo que podemos es incorporar cambios de conducta que nos permita que en la medida en la que regresemos a las distintas actividades, que tengamos estas actividades en la forma más segura posible”.

En tanto López Obrador insiste que “logramos entre todos aplanar la curva” y en el caso del Valle de México presumió que si no se hubieran tomado las medidas de prevención tan sólo en abril y mayo, se hubiese requerido de 4 mil 700 camas de terapia intensiva, cuando a nivel nacional sólo había 3 mil 552. “Nunca pasó de mil 700, ni en los momentos más altos en el Valle de México, y ya vamos para abajo y tenemos capacidad para enfrentar la pandemia y poder atender todos los enfermos”..

Como lo hizo un día antes, el domingo pasado afirmó que la población ya puede salir porque, aseguró, en estos tres meses ya obtuvo experiencia sobre cómo cuidarse. “Ahora sí recobremos nuestra libertad y acatemos con criterio, y vamos a cuidarnos nosotros mismos, ya que no sean las autoridades las que nos den las recomendaciones de cuidado, claro, hay que estar pendientes de todo lo que recomiendan hace las autoridades sanitarias, sin temores, vamos a recobrar toda nuestra libertad con la premisa de que ya aprendimos a cuidarnos”.

A partir del pasado lunes 15 y que concluye este domingo 21, 16 entidades del país estarán en semáforo naranja, por lo que han reiniciado actividades no esenciales. Estas entidades son: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis  Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas.

Se mantienen en rojo Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Colima, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Veracruz.

El director de Promoción y Salud de la Ssa, Ricardo Cortés, indicó que se hicieron algunas modificaciones a la metodología del semáforo, sin embargo sigue prevaleciendo el principio de máxima precaución, en tanto el subsecretario López Gatell informó que una primera versión del semáforo fue enviado el miércoles a los gobernadores y las observaciones que estos formularon fueron incorporadas.

Sea un color u otro, o que el gobernante nacional diga que ya se aplanó la curva y por ello pasó el peligro, lo cierto es que la pandemia continúa golpeando por igual a todos los niveles de la población, por lo que suman 61 muertes de niños, niñas y adolescentes, asimismo 3 mil 139 han sido confirmados con el Covid-19 y 2 mil 230 se reportan como sospechosos. Por el número total podría considerase una cantidad mínima, pero esto demuestra que el coronavirus no respeta edades, lo que obliga a proteger por igual a adultos mayores, menores y adultos en plenitud

Uno de los factores que influye para que los menores sean infectados es la obesidad y el sobrepeso, que en los últimos años han crecido de manera acelerada, lo que los coloca en una situación de mayor vulnerabilidad y riesgo de complicaciones ante la epidemia del coronavirus.

En los 50 días que lleva la enfermedad, se tenía confirmados hasta el jueves 165,455 contagiados, 19,747 fallecidos y 122,180 recuperados, por lo que aún cuando en el alto nivel que la curva se afirma que“ya se aplanó”, México es primero en América en letalidad y tercero a nivel mundial, sólo por debajo de Italia y Reino Unido, por lo que es indispensable que los habitantes de todo el país continúen cuidándose a si mismos, que no hagan caso de cuentas alegres y así eviten ser parte de los recuentos.

CRIMEN DE ESTADO

El asesinato del juez de distrito Uriel Villegas Ortiz no puede ser uno más de las estadísticas macabras que asolan a este país, sino un reto abierto, directo, al gobierno federal y una afrenta a las instituciones.

El atentado en el que murió también su esposa Verónica Barajas, tuvo lugar a las 11.30 horas del pasado 16 de junio en Colima, frente a sus hijas de 3 y 7 años y de una empleada de la familia, sin que se conozca hasta el momento quien o quienes son los autores materiales e intelectuales.

La ejecución fue en una casa de un fraccionamiento que recién había arrendado, luego de que los homicidas simularon que estaban interesados en la compra de una camioneta que tenía en venta el juzgador. Tras el engaño le dispararon a mansalva.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro Arturo Zaldívar, calificó como “crimen de Estado” el ataque que le costó la vida al juez. Villegas: “Que no haya duda que este es un crimen de Estado, todas las instituciones del Estado mexicano estaremos del mismo lado. Aquí no caben las diferencias ni caben las políticas, no cabe ninguna otra distracción y estaremos muy atentos a cómo se vienen desenvolviendo estas investigaciones”.

Zaldívar suspendió momentáneamente la reunión que el pleno de la Corte sostenía por videoconferencia con integrantes de la Barra Mexicana de Abogados para conversar sobre la forma en que el Poder Judicial ha enfrentado la pandemia por Covid-19 y comunicó a los demás ministros lo que acaba de ocurrir en Colima.

Rechazó que existieran amenazas previas contra el juez, y confirmó que el propio Villegas renunció en 2019 a la escolta permanente que tiene asignada la mayoría de los jueces y magistrados federales que atienden casos penales.

Las dos salas de la Suprema Corte condenaron el doble homicidio y exigieron el pronto esclarecimiento de los hechos “La noticia terrible del vil asesinato del juez Uriel Villegas y su señora esposa nos indigna, nos preocupa a todos los juzgadores, nos agravia a todos aquellos que como el juez Villegas, hemos dedicado nuestra vida a la justicia y a la consolidación del estado de derecho”, dijo Juan Luis González Alcántara, presidente de la primera sala.

Por su parte Javier Laynez Potisek, presidente de la segunda sala, expresó: “Nos unimos a las voces que claman para que se investigue a fondo y se encuentre rápidamente a quienes atentaron contra su vida y pretenden amedrentar a la justicia mexicana”.

Antes de llegar a Colima en febrero de este año, el juez Villegas Ortiz tuvo a su cargo uno de los cuatro procesos penales que se instruyeron en México contra Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

El juzgador también tuvo en sus manos el último amparo que promovió Ismael Zambada Imperial “El Mayito Gordo”, hijo del capo Ismael “El Mayo” Zambada, a quien le negó una suspensión definitiva contra su extradición a Estados Unidos.

Tres años antes había laborado en uno de los circuitos más complicados del Poder Judicial de la Federación, el de Jalisco, en donde la Fiscalía General de la República ha llevado a cabo investigaciones contra impartidores de justicia.

CONTRA AMLO

A base de caravanas automovilísticas esperan doblegar a López Obrador exigiéndole que renuncie, pero él responde con dos decálogos, uno contra la pandemia y otro de buen comportamiento, lo que si bien distrae a las galerías en nada ayuda a resolver los problemas tan graves que registra el país, principalmente de inseguridad y economía.

Fue la segunda vez que a bordo de sus vehículos hicieron recorridos en más de 50 ciudades del país, en la que exhibieron mensajes y pancartas con textos como “No al socialismo”, “No a la 4T”, “No al chavismo en México”, “Corrupto, inepto, vete ya”, “Fuera Morena”, “Discúlpate y vete”, “Fuera AMLO antes que nos robes las Afores”, “No es odio a AMLO, es amor a México”.

Lo anterior fue replicado por mexicanos residentes en Estados Unidos, como en ciudades de Texas, entre ellas Austin, Houston y San Antonio, lo mismo que en Chicago Illinois y en  Toronto, Canadá, con pancartas pidiéndole a AMLO “ya vete, no te queremos” o “AMLO roba a México y lo envía a Cuba”.

Uno de los organizadores en León, Gto., Jaime Sandoval, aseguró que cada vez participan más personas y más ciudades: “Hay mayor participación, fuimos tachados de que son marchas fifís, de que nada más los ricos vienen y si se te das cuenta vienen autos de trabajo, motociclistas, autos sencillos, lo que pasa es que todos somos México, y como ahorita estamos en contingencia es obvio que la gente que tiene auto es la que puede participar.

“La verdad, ya al Presidente se le apareció el verdadero jefe: los ciudadanos, ya no vamos a permitir que siga destruyendo nuestro país, esta es nuestra gran oportunidad para que podamos rescatarlo”.

Como Sandoval, en otras partes de la República coincidieron que hay hartazgo por la falta de capacidad para resolver los problemas que aquejan a la sociedad y el mal aprovechamiento de los recursos públicos, que son dirigidos a programas de final incierto.

“No es un Presidente eficiente, no ha dado resultados, ha mentido, es un traidor, está destruyendo todas las instituciones, el rumbo que lleva el país no nos gusta a la mayoría de los mexicanos y tenemos derecho a expresarlo”, apuntó Marcos Robledo Santana, cardiólogo en la Paz, Baja California Sur, al sostener que en estas protestas participan personas de todos los estratos económicos y sociales, de diferentes credos religiosos y partidos políticos.

Los demandantes sostienen que “la sociedad no quiere el tren Maya, pero el señor en el video dice ‘el tren Maya va porque sí’, tú pones un video de Hugo Chávez y parece un video de López Obrador hablando y parece una copia, estamos hartos los mexicanos de que nos vean la cara”.

Los vehículos llevan banderas de México, cartulinas con consignas, pintas en los vidrios, lonas y algunas playeras de la Selección Mexicana de Futbol, el itinerario lo hacen en familia, con amigos, solos o con mascotas. Acusan total indefensión de micros, pequeños y medianos negocios, que han sido muy afectados con la suspensión de actividades desde marzo pasado.

En los recorridos hubo manifestaciones de apoyo pero también de rechazo de quienes creen que el mandatario hace un buen trabajo, lo que para los entendidos en cuestiones políticas es síntoma de que el proceso 2021 se adelantó y difícilmente la autoridad electoral podrá pararlo.

Está claro que los participantes en estas caravanas son parte de un proyecto político-electoral y al igual que lo hizo López Obrador durante 12 años de estar en campaña, de atacar sistemáticamente a los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, hoy le toca recoger las duras de quienes no comulgan con su forma de dirigir al país.

AMENAZA A GOBERNADORES

El presidente Andrés Manuel López Obrador endureció su postura frente a los gobernadores que no aceptan seguir sus pasos, a quienes amagó con vigilarlos y hasta denunciarlos si desvían recursos para las elecciones de 2021.

“Vamos a estar muy pendientes del comportamiento de las autoridades estatales para garantizar que haya elecciones limpias y libres, que no estén pensando, lo digo con toda franqueza, los gobernadores, que no va a meter el gobierno federal, pero que ellos sí van a poder aplicar prácticas de compra de voto, de acarreo, de reparto de dádivas, ahí sí vamos a estar muy pendientes.

“Y si se meten y se demuestra que están utilizando dinero público o está interviniendo el gobierno en las elecciones, el responsable tiene que ser castigado, y yo estoy obligado a denunciarlo y lo voy a hacer porque otro de los compromisos de la transformación es acabar con los fraudes electorales, garantizar que haya democracia, que el pueblo elija libremente a sus autoridades”, planteó.

Asimismo, el mandatario dijo que no permitirá que la iniciativa privada y organizaciones sociales financien “campañas negras” para tratar de influir en los comicios, “nada de que la asociación civil empresarial va a estar entregando dinero para apoyar a candidatos como lo hicieron en 2006, que metieron dinero y era ilegal desde entonces, hay constancia. No es de que ‘para que yo no pague impuestos en el futuro, o porque me cae mal Andrés Manuel, me molesta mucho, no quiero que gobierno México un comunista, entonces pues vamos a aportar dinero para comprar votos, para comprar espacios en radio, en televisión, para hacer campañas negras, guerra sucia. Todo esto lo vamos a estar viendo y denunciando”, advirtió.