El presidente del Colegio de Urbanistas, Carlos Villalpando Ventura se manifestó a favor de la sentencia del Tercer Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito que obliga al Congreso del Estado a reformar el Código Urbano para garantizar la restitución de áreas verdes en nuevos fraccionamientos y abogó por un enfoque integral que combine desarrollo urbano con sostenibilidad ambiental, garantizando que las futuras generaciones disfruten de un entorno más saludable y equilibrado.
El especialista consideró que el volver del 12 al 15%, el terreno que los desarrolladores inmobiliarios deben destinar a áreas verdes en fraccionamientos o conjuntos habitacionales nuevos, es todavía insuficiente para satisfacer las necesidades ambientales y de recreación de la población. “Aún falta implementar políticas públicas que garanticen más lo ecológico. Es necesario normar que cada vivienda tenga al menos un árbol, que en los estacionamientos se exijan árboles por cada cajón y que los centros comerciales y estacionamientos públicos incluyan áreas verdes”.
En cuanto a la sentencia del tribunal, expresó que la medida es una mejora significativa en las políticas públicas ecológicas del estado. Sin embargo, hizo hincapié en la necesidad de una mayor colaboración entre la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua y el Congreso del Estado para garantizar que las reformas al Código Urbano reflejen adecuadamente las preocupaciones ecológicas. “Falta una mayor interacción de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado en estos procesos para que sus opiniones sean consideradas en el diseño del código urbano”.
También destacó que, aunque el Código Urbano aprobado tiene aspectos positivos, es crucial que los municipios actualicen sus propios códigos para alinearse con las nuevas normativas estatales, por lo que dijo que el colegio se muestra dispuesto a colaborar con los ayuntamientos y el Gobierno del Estado en este proceso de actualización para un desarrollo más sustentable y ecológico de las comunidades. Finalmente, reafirmó su compromiso y el de los urbanistas con la promoción de políticas públicas que prioricen el medio ambiente y el bienestar de la población.