Laura Elena Rivera Manzanares / El Heraldo

En tanto las fiestas privadas se siguieron reportando al 911, algunas de ellas clausuradas por la Guardia Sanitaria, como ocurrió el viernes con una que se realizaba en un predio ubicado en el libramiento Zacatecas-Pabellón de Arteaga correspondiente a dicho municipio; durante la semana que terminó 91 familias están de luto tras haber perdido a sus seres queridos a causa del COVID-19 y otras 500 personas tuvieron resultado positivo de sus pruebas.

LAS CIFRAS. De acuerdo al informe técnico del sector salud local, en las últimas 24 horas se reportaron 10 decesos más por esta causa, así como 68 contagios, y si bien se tiene una ligera reducción comparativamente a lo que se reportó en el transcurso de la semana, en cuanto a fallecimientos y positivos, el llamado es a que se refuercen las medidas extraordinarias de prevención vigentes en todo el estado.

En cuanto a los pacientes hospitalizados, son 203 personas, de las cuales, 86 cuentan con respiración asistida por su estado delicado de salud, mientras que 117 son pacientes con síntomas graves que son atendidos en las diferentes instituciones de salud.

CLAUSURAS. En tanto, el Decreto emitido a principios de la semana que terminó que prohibió las reuniones públicas y privadas, así como el comercio en giros no esenciales, esto tampoco se respetó en su totalidad, por lo que si bien algunos cerraron sus cortinas de manera voluntaria, en otros casos se tuvo que amonestar a los comerciantes o clausurar temporalmente a quienes prometieron que trabajarían sólo su área financiera y aprovecharon para ofrecer y vender productos no esenciales.

POSTURA. Sobre el tema, el secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores Femat, externó que la ciudadanía debe entender que la movilidad es la que provoca el riesgo de contagios, y al tener establecimientos abiertos, es como llamar a la gente a acudir; además, el hecho de que permanezcan abiertas no quiere decir que vayan a tener ventas, pues hay personas que acuden a las plazas comerciales o al Centro sólo a caminar en familia, como se ha visto.

Esto se dejó ver como fenómeno al inicio de El Buen Fin, pues en centros comerciales se observó más afluencia de familias completas congregadas en esos lugares y que no necesariamente iban a comprar, pero sí se provocaron aglomeraciones que fue la puntilla para llamar a un nuevo confinamiento parcial.

Cierto es que hay establecimientos que parecieran no ser giros esenciales como son refaccionarias o talleres de electrodomésticos, pero a éstos se permite la cortina abierta, por alguna emergencia que se pudiera presentar con algún aparato eléctrico, por citar un ejemplo.

LO QUE SE ESPERA. Flores Femat comentó que el resultado de las disposiciones emitidas en el Decreto vigente hasta el 30 de noviembre, tal vez se observe en la primera quincena de diciembre y la idea es que se note una reducción en el número de contagios, como también en la disposición de camas con ventilador, pero más que eso, la atención en particular para los pacientes que en calidad de muy graves, requiere de médicos especialistas que están escasos.

Dejó en claro que la conclusión del Decreto de referencia, sin duda vendrá acompañada de medidas de cuidado que serán definitivas, entre las que se insistirá en la sana distancia y el aforo, para ir incorporando los distintos giros con las medidas y protocolos que deberán ser cumplidos, sobre todo ahora que los efectos del frío se comienzan a notar.