Por: Hugo Morales Lozano

Cuando estudiaba mi carrera universitaria, me sorprendió la cantidad de veces que redacté misiones y visiones en mis clases de Administración, siempre hubo una actividad donde mi grupo y yo teníamos que distinguirlos o proponerlos (según lo que dijera el archivo), parece lo más fácil del mundo, sin embargo, ahora que la mayoría nos graduamos y trabajamos, hemos descubierto que se ha descuidado esa parte en muchas empresas, y de manera personal me gustaría profundizar a continuación.

Si has visto o leído ‘Alicia en el País de las Maravillas’, recordarás que hay una conversación entre la protagonista y el Gato Sonriente sobre pensamiento estratégico, la primera le pregunta qué camino le recomienda seguir, y el segundo le responde con otra pregunta “¿A dónde quieres ir?”, y como a Alicia no le importa, el Gato le dice que tampoco importa que camino elija… en pocas palabras, si tú tienes un objetivo, tus acciones deben ser fieles a lo que quieras cumplir.

Lo mismo ocurre con los negocios, cada uno tiene su propio giro, saben a quienes van dirigidos y a donde quieren llegar, pero si no le prestan la debida atención a esos elementos, da igual lo que hagan día a día. Como me dijo mi profesor en su debido momento; la misión es lo que hacen las y los integrantes de una empresa, es decir, si eres una tienda de ropa tu misión es vender ropa, con la opción de mencionar a quienes (sin caer en la discriminación); y la visión es el camino que quieren lograr a corto, mediano y/o largo plazo.

Un problema que puede surgir cuando se redacta una misión o visión es la creencia de que nuestros actos son bastante obvios, es decir, si eres una tienda de ropa, ni modo que la misión sea vender “servicios de carpintería”, o que la visión sea relativa, todas las marcas buscan ser las mejores, la clave está en la “diferenciación”, no todas las empresas son iguales ni persiguen lo mismo, estos elementos te sirven para recordar por qué haces lo que haces y brindar formalidad con terceras personas.

Lo que me resulta interesante de estos elementos es que se puede ser algo “poético” en las palabras, sobre todo en tu razón de ser, comparemos a Nike y a Happy Socks, dos marcas de ropa muy importantes a nivel global, la misión de la primera es “ofrecer inspiración e innovación a cada atleta del mundo”, y de la segunda es “aportar una buena dosis de felicidad diaria a través de diseños coloridos”.

En cuanto a la visión, puede llegar a ser algo repetitivo, como dije todas buscan ser las mejores, pero es porque se parte del punto actual de la empresa; si están empezando entonces buscarán consolidarse y tener estabilidad, si ya están posicionados apostarán por la innovación y/o apoyar causas sociales, algunas acostumbran citar alguna frase célebre, pero esa tarea le corresponde a la filosofía.

Recuerda que siempre será buena idea tener un camino trazado y no recurrir a la improvisación, y si en el proceso decides modificar algo, es de gente sabia cambiar de opinión. Espero que este tema te sea útil, y agradezco al Mtro. Mejía por transmitirme sus conocimientos y experiencias.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano

¡Participa con tu opinión!