Antonio Baranda
Agencia Reforma

Trece horas después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador informara que dio positivo a Covid-19, sus colaboradores aparecieron en la mañanera, ahora sí, con cubrebocas.

Aunque varios de ellos tuvieron contacto reciente con el Mandatario federal, ninguno se aisló y tampoco les aplicaron pruebas obligatorias.

Eso sí, se presentaron en Palacio Nacional con un mensaje común: no alarmarse por el aumento de casos de Covid-19 por la expansión de la variante Ómicron.

Los protocolos de acceso al recinto fueron los mismos para los representantes de los medios: cubrebocas y una toma de temperatura a la entrada y ya.

No obstante, algo sí cambio al interior del Salón Tesorería: que el personal de Ayudantía del Presidente y los miembros del staff también usaron cubrebocas.

Como el propio López Obrador lo anunció el lunes, la conferencia fue encabezada por el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, paisano y amigo del Mandatario.

El ex Gobernador de Tabasco usó el mismo estilo del Jefe del Ejecutivo, pues entró sin cubrebocas, se mantuvo de pie todo el tiempo y escuchó las exposiciones a un lado de la pantalla.

«Está afortunadamente bien, sin síntomas graves, son síntomas leves, está guardando el reposo que se requiere clínicamente y esperemos que se mejore en los próximos días», expresó Augusto López.

Al ser «martes de la salud» participaron en la conferencia los titulares de Relaciones Exteriores, Salud, Defensa Nacional y Educación.

También estuvieron el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y el secretario técnico del Gabinete de la Oficina de la Presidencia, Carlos Torres Rosas.

A diferencia de múltiples mañaneras, los funcionarios, con excepción de López Hernández, usaron cubrebocas durante la conferencia. Únicamente se lo retiraban para exponer.

Incluso lo usaron quienes nunca lo portan: el Vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, y la directora de Atención Ciudadana de la Presidencia, Leticia Ramírez.

«Nos ha encargado que nos hagamos cargo este equipo de trabajo de los asuntos bajo su conducción», añadió el titular de Gobernación.

Después de exposiciones sobre el estatus del Covid, los efectos de Ómicron, el plan de vacunación y el regreso a clases, el Secretario se disponía a abrir la sesión de preguntas y respuestas.

«Adelante», expresó López Hernández como invitando a los reporteros a preguntar.

Pero le hicieron una seña para indicarle que se transmitiría un mensaje de López Obrador en video.

El Mandatario federal apareció en pantalla dándole un sorbo a una taza de café. Se encontraba en su oficina de Palacio Nacional, vestido de camisa blanca, corbata roja y abrigo negro.

«Estoy ronco, afónico, pero fíjense que bien, este mensaje pues es para informar cómo me encuentro, pero también para transmitirles mi experiencia () con el propósito fundamental de que no nos espantemos», pidió.

«Afortunadamente esta es una variante que no tiene el nivel, el grado, de peligro, que la variante delta, y lo estoy experimentando».

Para probarlo, el tabasqueño se tomó la temperatura (con un termómetro de pistola) y la oxigenación.

«¿Qué es lo que tengo? Ardor en la garganta, es como una gripa con ronquera, un poquito de dolor de cuerpo al principio, estoy tomando paracetamol y me siento bastante bien», añadió.

El mensaje de no alarmarse fue replicado por sus funcionarios, en particular por López-Gatell, quien incluso pidió no correr a hacerse una prueba de detección si se tienen síntomas leves.
-¿Todos quienes recientemente asistieron a las reuniones del gabinete de seguridad se hicieron prueba?, se le preguntó a López Hernández.

«Tanto en las reuniones de gabinete de seguridad como en las demás reuniones del equipo de Gobierno pues se toman medidas sanitarias, preventivas, hay sana distancia, normalmente el uso de cubrebocas», respondió.

«Desde luego que estamos todos monitoreándonos permanentemente, algunos hemos podido hacernos alguna prueba, otros no la hemos hecho porque no tenemos o no hemos padecido de ningún síntoma que pudiese indicar que fuese Covid».

Sin sobresaltos ni desorden, como lo fue la primera mañanera que dirigió Olga Sánchez Cordero hace un año, terminó la conferencia de López Hernández después de 1 hora 41 minutos.

«Muchas gracias, nos vemos mañana», expresó el Secretario antes de salir con sus compañeros de Gabinete, ahora sí todos con cubrebocas.

¡Participa con tu opinión!