Isaac Flores Téllez 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Alguna vez fue una laguna de mil 853 hectáreas en el que se ofrecían paseos en lancha y actividades de pesca. Hoy luce completamente seca y desoladora.

El Lago de Zumpango fue habilitado en 1976 como una zona de almacenamiento de agua residual para evitar inundaciones en lluvias. Hoy se trata de una llanura de hierba seca, polvaredas y lanchas varadas.

De acuerdo con los habitantes de la zona, la disminución en los niveles de almacenamiento comenzó desde tres años atrás. Sin embargo, fue en 2023 cuando la laguna se secó por completo.

Recientemente, habitantes acusaron que la falta de agua se debe a que las compuertas del Canal Santo Tomás fueron cerradas por las autoridades.

Especialistas que el propósito de desecar la laguna fue evitar que el vuelo de las aves que acuden a la laguna, varias de ellas migratorias, pudieran interferir con las operaciones aéreas.