La Comisión Nacional del Deporte tiene tiempo con una especie de crisis que ha pasado desde temas políticos y de corrupción, por parte de la directora Ana Gabriela Guevara, hasta por temas de falta de organización y claridad en sus eventos. El año pasado, no se pudieron disputar los primeros Juegos Conade, que sustituirían a la Olimpiada Nacional, debido a la pandemia, pero todo parecía indicar que los juegos harían su debut este año al tener prácticamente todo listo para que el deporte nacional volviera con competencias entre todos los estados.
Todo esto terminó siendo frenado por un tema económico. Sedes como Jalisco y Nuevo León, que organizarían varias disciplinas, decidieron posponer el inicio de las competencias debido a la falta de apoyo económico por parte de la Conade, lo que hacía imposible costear los gastos que conlleva recibir un evento de tal magnitud. A estas sedes, se le unió, hace un par de días, Aguascalientes, que tiene previsto organizar el pentatlón moderno, ciclismo en todas las modalidades, bádminton y boliche. Se tenía planeado iniciar con las competencias a finales de mes, luego de un par de cambios de fecha, pero la falta de apoyo obligó a Aguascalientes a tomar un descanso y posponer, hasta nuevo aviso, las competencias.
Hasta el momento, no se tiene claro si los Juegos Conade se podrán realizar en tiempo y forma debido a todos estos temas extra deporte que envuelven a la competencia. Tampoco se ha anunciado una fecha oficial de las nuevas reprogramaciones, ni en Aguascalientes, ni en otras sedes, por lo que sólo queda esperar a que las instituciones que se encargan de organizar todo, así como la Conade, esclarezcan la situación. La única certeza de momento es que miles de deportistas aguascalentenses, y también de todo el país, se mantienen sin saber si podrán competir ante lo mejor del país en sus diferentes disciplinas, algo que obviamente no es lo más saludable para ellos, que, después de un año tan complicado como el 2020, están ávidos por vivir una competencia como estos juegos.