Al advertir que la reforma fiscal 2021 prevé que la figura de razón de negocios pase al ámbito penal, el abogado fiscalista José Antonio Guerra Caparrós señaló que en la normatividad vigente establece que si el beneficio fiscal es mayor al beneficio económico, entonces no tiene una razón de negocios sino la elusión de pago de impuestos.

A lo largo de este 2020, esa situación se sancionaba únicamente con un crédito fiscal al considerarse una elusión y no una evasión fiscal. Esto es un tema que se maneja mucho por interpretaciones y criterios por parte de los contribuyentes y la autoridad hacendaria, respecto a los negocios de las personas físicas o morales.

Sin embargo, esto cambia para el 2021 porque ahora sí será penal y establece que los efectos que las autoridades fiscales otorguen a los actos jurídicos de los contribuyentes con motivo de la aplicación del artículo 5-A se le limitarán a la definición de las contribuciones, accesorios y multas correspondientes, sin perjuicio de las investigaciones y la responsabilidad penal que pudieran originarse con relación a la comisión de los delitos previstos en el CFF.

Esto significa que deja la puerta abierta a que si a algún contribuyente le aplican este artículo, si el fisco no coincide en que haya una razón de negocios en las operaciones y las recategoriza en otros ámbitos fiscales, podrá acusarlo de evasión fiscal, lo cual no debiera ser pues es un aspecto interpretativo y de razón de negocios de los contribuyentes.

José Antonio Guerra detalló que en el ejercicio 2020 entró en vigor una nueva norma donde el fisco puede cuestionar la razón de negocios en las operaciones que realizan los contribuyentes.

Esto ya existía antes porque te cuestionaban la existencia de alguna operación relacionada con el artículo 69B del Código Fiscal de la Federación, donde se deriva lo relacionado a la simulación y facturación de operaciones inexistentes, pero en este ejercicio entró en vigor el artículo 5-A que habla de la razón de negocios en las operaciones de los contribuyentes.

Ahora se cuestiona si esas operaciones son lógicas y razonables, se revisa si el beneficio fiscal que se logra en una operación es superior al beneficio económico, entonces para la autoridad hacendaria no habrá razón de negocios, sólo lo hiciste para eludir el pago de impuestos y ahora le añadirá la evasión fiscal.